LA TUMBA DE LAS LUCIÉRNAGAS

    28
    Titulo original: Hotaru no haka
    Año: 1988
    País: Japón
    Duración: 93 min.
    Dirección: Isao Takahata.
    Guión: Isao Takahata, basado en la novela de Akiyuki Nosaka.
    Música: Yoshio Mamiya.

    Sinopsis

    Empieza con la muerte por agotamiento y hambre del joven Seita, en el Japón de finales de agosto de 1945, el cual se reúne con su hermana Setsuko, muerta días antes y a la que estuvo cuidando en solitario y contra viento y marea desde que ambos se quedaran huérfanos. Luego hace un flashback y nos cuenta la desesperada historia de estos dos hermanos: 1945, las tropas americanas están a punto de ocupar Japón. El joven Seita, 11 años, y su pequeña hermana Setsuko, 6 años, son hijos de un oficial de la marina japonesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, ambos viven con su madre en Kobe, pero un día, en un bombardeo, ellos se retrasan y no consiguen llegar al bunker donde ella los espera. Después del bombardeo los dos hermanos buscan a su madre, y Seita la encuentra muy malherida en la escuela que ha sido convertida en un hospital de urgencia. Poco después la madre muere y, tras una breve estancia en casa de su tía, ambos vagarán sin casa y sin rumbo, en una época donde la comida y la ayuda escasean. Abandonados a su suerte, Seita y Setsuko recorren la nación arrasada luchando contra terribles enemigos: el hambre, el frío, el orgullo y el desprecio; intentando sobrevivir sin recursos en una sociedad donde apenas llegan raciones de comida y la esperanza se convierte, a menudo, en desesperación.

    Comentario

    A Isao Takahataun le conocimos, a mediados de los años 70, por sus series para la televisión Heidi y Marco. En 1985 funda junto con Miyazaki el Studio Ghibli. En 1988 presentó La tumba de las luciérnagas (Hotaru no Haka), su primera película como director dentro de Ghibli, donde ha dirigido también Omohide Poro Poro, Heisei Tanuki Gassen Pon Poko y Houhokekyo Tonari no Yamada-kun. Además, ha sido productor de Umi ga kikoeru y de Maho no Takkyuubin (Nicky la aprendiz de bruja). La tumba de las luciérnagas, un clásico de la animación de la factoría japonesa Ghibli, ofrece una excelente visión a la cultura de Japón, donde las necesidades del individuo no son tan importantes como las necesidades de la familia y la nación. La tumba de las luciérnagas, que refleja el punto de vista de un menor frente a lo que es la guerra, es una película dura de principio a fin que no se centra en la desgracia, simplemente está ahí y hace un retrato de lo más crudo y realista de las tremendas consecuencias de la guerra. La crítica de EE UU, donde se estrenó en 1994, dijo de La tumba de las luciérnagas: Una película obligatoria para todo aquel que duda de que el cine de animación pueda contar historias serias y profundas. Una maravillosa historia que te romperá el corazón. Sorprende el hecho de que la película original sea de 1988 y vista hoy en día, siga siendo tan buena como en el momento de su estreno.