LA SIRENITA (1989)

    23

    Ariel es una princesa sirena de 16 años de edad cuyo padre es el rey Tritón, el rey gobernante supremo del fondo del mar y del océano, y no está del todo feliz con su vida bajo el mar, pues tiene curiosidad de conocer el mundo de los seres humanos. Junto a su mejor amigo, el pez Flounder, Ariel colecciona artefactos humanos y con frecuencia acude a la superficie del océano para encontrarse con Scuttle, una gaviota, que le habla sobre el mundo humano aunque de forma poco acertada con la realidad. La joven princesa sirenita Ariel ignora las advertencias de su padre, el Rey Tritón, y de su amigo, el cangrejo Sebastián, quiénes le dicen que el contacto entre el reino de las sirenas y los tritones y el reino de las humanas y de los humanos está prohibido por la crueldad de estos a la vida marina. Lo cierto es que Ariel sueña con la idea de convertirse en una chica humana y así vivir en ese mundo feliz con el hombre de sus sueños que tanto ha ilusionado. Una noche, Ariel, Flounder y Sebastián viajan a la superficie del mar y atestiguan la celebración del cumpleaños del príncipe Eric a bordo de un barco. Apenas lo ve unos minutos y Ariel se enamora de él. De manera repentina, cae una tormenta y el barco naufraga; la sirenita Ariel logra salvar al príncipe Eric, que se halla inconsciente, antes de que se ahogue en las profundidades. Tras llevarlo a tierra firme, la joven le interpreta una canción pero detiene la melodía al comprender que el príncipe no debe verla cuando despierte. Cuando éste se recupera, se muestra fascinado por la voz que había escuchado antes, y comprende que era la de una chica joven que lo salvó e intenta dar con el paradero de quien le rescató del naufragio, pero no tiene éxito. Ariel regresa al océano aunque ahora es mayor su deseo de querer formar parte del mundo humano porque ha encontrado al hombre de sus sueños. El Rey Tritón se percata del cambio de comportamiento de Ariel así que le pregunta a Sebastián al respecto, enterándose de que su hija está enamorada de un humano. El Rey Tritón enfurece y confronta a Ariel, su hija más joven, justo en el lugar donde ella y Flounder han estado coleccionando los objetos humanos. Dada su molestia, destruye todo a su paso con su tridente incluyendo una estatua de Eric que cayó en el naufragio. Cuando Tritón se va, las anguilas Flotsam y Jetsam pasan cerca de ahí y persuaden a Ariel, la sirenita de visitar a Úrsula, la malvada bruja del mar y de los abismos, diciendo que ella puede ayudarla a convertirse en humana. Interesada en tal propuesta, Ariel acude con Flounder al refugio de Úrsula, la malvada bruja del mar, junto con el par de misteriosas anguilas donde existen numerosos pólipos de sirenas y tritones que fueron víctimas de sus hechizos. Al llegar, Ariel le cuenta a Úrsula, la malvada bruja del mar, de su situación y le propone hacer un pacto para convertirla en una chica humana durante tres días, a cambio de su voz. Ariel acepta y tras un encantamiento su cola de sirena se convierte en dos piernas de chica humana y su voz es capturada por Úrsula, la bruja del mar, que la guarda entre sus pertenencias de su colgante en forma de caracol, como pago por las piernas que le ha otorgado. Al cabo de tres días, Ariel debe recibir el beso del «verdadero amor», es decir el del príncipe Eric, o de lo contrario estaría condenada no sólo a volver a ser sirena sino a vivir como pólipo en la cueva de Úrsula, aunque en realidad lo que ella pretende es utilizar a Ariel para que su padre ocupe su lugar y así ser la nueva gobernante de los mares. En todo momento Ariel es consciente de esta condición y acepta firmar el contrato, y una vez convertida en una chica humana, Flounder y Sebastián se encargan de llevarla a la superficie y conseguirle algo de vestimenta. Eric encuentra a la joven Ariel, convertida en una chica humana, en la playa y la lleva a su castillo, sin saber que ella fue quien lo había rescatado en la noche del naufragio. A continuación, la joven incapaz de poder hablar con él pasa varios momentos al lado del príncipe Eric quien la lleva a conocer el mundo humano del que la joven Ariel queda fascinada. Al final del segundo día en un ambiente romántico casi se besan pero no lo hacen por la interrupción de las anguilas sirvientes de Úrsula, la bruja del mar, quién en realidad no quiere que Ariel cumpla con el pacto. Úrsula, preocupada por la casi exitosa Ariel, decide tomar medidas seguras y tras un hechizo de su magia negra y maligna de bruja se convierte en una bella chica humana y adopta el nombre de Vanessa, además de utilizar la voz extraída y robada de Ariel, la sirenita. Su objetivo es aparecerse ante Eric para que él crea que fue ella la joven que lo rescató del naufragio y hechizarlo para que se enamore de ella y contraigan matrimonio. El príncipe Eric reconoce de inmediato el timbre de voz y Úrsula, la bruja del mar, lo hipnotiza y así él se olvida de Ariel y se compromete en matrimonio con ella convertida en una chica humana. De esa manera Úrsula, la bruja del mar, le quita a Ariel la oportunidad de recibir el beso de amor del príncipe Eric y a la misma vez de poder cumplir con lo pactado en su acuerdo. A la mañana siguiente, Ariel se entera de que Eric se casará con una chica humana llamada Vanessa y se entristece profundamente por lo ocurrido pero Scuttle descubre que Vanessa es en realidad, Úrsula, la bruja del mar transformada en una chica humana llamada Vanessa, así que le informa de ello a la triste Ariel. Cuando comprende que la tramposa Úrsula intenta hacerla fracasar en su pacto, Ariel acude al lugar de la boda oculta en un barril. A su vez, Sebastián le avisa al Rey Tritón de lo acontecido y Scuttle interrumpe la boda con la ayuda de varios animales. En medio del caos, Úrsula, convertida en Vanessa, pierde la voz de Ariel que mantenía guardada en un collar en su pecho y Ariel logra recuperarla. Así mismo, se rompe el hechizo que había lanzado sobre el príncipe, con lo que éste reconoce de nuevo a Ariel. Aunque Eric intenta besarla en ese mismo instante, no llega a hacerlo a tiempo y Ariel vuelve a transformarse en sirena. Mientras tanto Úrsula recupera su forma de bruja del mar y secuestra a la joven llevándosela consigo a su cueva. El Rey Tritón llega a la escena y confronta a Úrsula para exigirle que libere a Ariel, su hija más joven, pero la bruja le demuestra que ella le pertenece por haber firmado el pacto hecho por ambas, y éste a su vez es inquebrantable (incluso por él mismo) pero ofrece al rey Tritón cambiar su lugar por el de Ariel y convertirse así en su prisionero pólipo con tal de que Ariel, su hija más joven, quede libre. El Rey Tritón dispuesto a lo que sea por su hija, acepta el cambio. Al hacer esto, Ariel queda totalmente libre y el Rey Tritón pierde su tridente y corona de rey del océano, los cuales son tomados inmediatamente por Úrsula, quién se declara como la nueva gobernante del mar en ese momento aparece Eric hiriendo Úrsula para salvar a Ariel y Úrsula, la malvada bruja del mar, le dispara con el tridente pero por accidente termina matando a sus anguilas sirvientes. Furiosa Úrsula aumenta su físico en proporciones gigantescas y monstruosas, y crea una tormenta con un gran remolino con el que intenta matar a Eric y Ariel. Sin embargo, el príncipe Eric encuentra un barco hundido y logra maniobrar la nave y posicionarla de tal forma que pueda estrellar el bauprés del barco contra el abdomen de Úrsula, la malvada bruja del mar agigantada. Al final, la atraviesa y Úrsula, la malvada bruja del mar, muere generando una especie de humo, con lo que el Rey Tritón y todos los otros prisioneros que fueron convertidos sus pólipos regresan a la normalidad. El Rey Tritón, nuevamente como Rey del océano, se convence del gran amor que siente su hija menor Ariel por el príncipe Eric, así que acepta finalmente convertirla en una chica humana para que pueda vivir con él. Ariel sale del mar convertida en una chica humana para estar con el príncipe Eric y ambos se casan a bordo de un barco frente a todos sus amigos del mar y su padre, el Rey Tritón.