LA SENDA TENEBROSA (1947)

    19
    Titulo original: Dark Passage
    Año: 1947
    País: EE.UU.
    Duración: 103 min.
    Dirección: Delmer Daves
    Guión: Delmer Daves, basado en la novela “Dark Passage”, de Davis Coodis
    Música: Franz Waxman. Temas musicales: “Too Marvelous for Words”, interpretado por Jo Stafford; “Someone to Watch Over Me”; “Avalon”, basado en "E lucevan le stelle" de la ópera "Tosca" de Giacomo Puccini; y “I Guess I´ll Have to Change My Plan”.

    Intérpretes

    Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Bruce Bennett, Agnes Moorehead, Tom D´Andrea, Clifton Young, Douglas Kennedy, Rory Mallinson, Houseley Stevenson, John Alvin, John Arledge, Leonard Bremen, Clancy Cooper, Deborah Daves, Michael Daves, Tom Fadden, Bob Farber, Mary Field, Ross Ford, Craig Lawrence, Ian MacDonald, Dudie Maschmeyer, Patrick McVey, Ray Montgomery, Paul Panzer, Paul Ravel, Tom Reynolds, Ramon Ros, Shimen Ruskin y Richard Walsh.

    Sinopsis

    Vincent Perry (Humphrey Bogart), un hombre que ha sido encarcelado injustamente por el supuesto asesinato de su mujer, escapa de prisión y decide demostrar su inocencia. Irene Janson (Lauren Bacall), una atractiva y desconocida mujer le presta ayuda, porque su padre también fue víctima de una injusticia y murió en presidio por una falsa acusación. El cerco policial se va cerrando en torno al evadido, pero Vincent logra la colaboración de un turbio médico que le practica una operación de cirugía plástica que cambia totalmente su fisonomía. Finalmente se pose en contacto con un viejo amigo llamado George (Rory Mallison), que le ofrece un refugio en su casa. Cuando regresa a la casa con su nueva cara, se encuentra solo el cadáver de su amigo, En su visita ha ido dejando huellas por doquier, de modo que un segundo asesinato le es imputado.

    Comentario

    La genial química entre Humphrey Bogart y Lauren Bacall vuelve a funcionar perfectamente en un thriller mítico del cine norteamericano de los años 40, que ofrece un eficaz uso de la cámara subjetiva durante los primeros 30 minutos como audacia de la época.