LA QUIMERA DEL ORO

    Titulo original: The gold rush
    Año: 1925
    País: EE.UU.
    Duración: 120 min.
    Dirección: Charles Chaplin
    Guión: Charles Chaplin y Jim Tully.
    Música: Carl Elinor y Charles Chaplin. Temas musicales: Flight of the Bumblebee, de Nikolai Rimsky-Korsakov, O du mein holder Abendstern, de la ópera Tannhäuser, de Richard Wagner y Sleeping Beauty Waltz, de Pyotr Ilyich Tchaikovsky.

    Intérpretes

    Charles Chaplin, Mack Swain, Tom Murray, Georgia Hale, Betty Morrisey, Malcolm White, Henry Bergman, Joan Lowell, John Rand, Albert Austin, Jack Adams, Frank Aderias, Leona Aderias, Lillian Adrian, Sam Allen, Claude Anderson, Harry Arras, Albert Austin, Marta Belfort, William Bell, Francis Bernhardt, F.J. Beuaregard, E. Blumenthal, William Bradford y George Brock.

    Sinopsis

    A finales del siglo XIX, en plena fiebre del oro, Charlot (Charles Chaplin), buscador solitario, llega a Alaska atraído por la posibilidad en encontrar un filón con el suficiente oro como para salir de la pobreza en la que vive, como tantos otros. A la larga hilera de buscadores de oro intenta unirse Charlot, pero una tormenta de nieve conduce al vagabundo a la cabaña de Black Larsen (Tom Murray) , un forajido fuera de la ley. Hasta allí llega también Big Jim McKay (Mack Swain), otro buscador, afortunado descubridor de un filón de oro. Tras una fuerte disputa, Black los acepta en su cabaña. El hambre y el azar hacen que Larsen salga en busca de provisiones. Charlot y Big Jim se ven obligados a ingerir un viejo zapato. Big Jim, presa de una alucinación, ve a Charlot convertido en pollo e intenta comérselo. La aparición de un oso resuelve la situación y ambos se separan. Big Jim acude a su mina pero ésta ha sido descubierta por Larsen tras matar a dos policías. El bandido golpea a Big Jim dejándole sin sentido y, en su huida, se despeña en un alud. Charlot llega a la taberna de una de tantas ciudades mineras construidas durante la fiebre del oro donde, ingenuamente, se enamora de Georgia (Georgia Hale), una bella prostituta del lugar. Para gastar una broma al vagabundo, Georgia acepta la invitación de éste para cenar el día de fin de año, pero luego no acude. Entre tanto Big Jim ha perdido la memoria . Acude a la ciudad y encuentra a Charlot. Le hace su socio y le pide que le ayude a encontrar su mina. Tras estar ambos a punto de caer por un precipicio, consiguen su objetivo. Ya millonarios, los dos amigos se embarcan para Europa y en el lujoso trasatlántico. Charlot consiente en volver a vestirse de vagabundo para la prensa. Georgia, que viaja en tercera clase, intenta ayudarle creyéndole un polizón. Aclarado el malentendido, los dos se besan para una foto. Charlot ya ha decido hacerla su mujer.

    Comentario

    Una de las grandes obras maestras del cine que tuvo un proceso de gestación particularmente interesante. Se trataba de la primera comedia rodada por Chaplin para la productora United Artist, creada por él mismo en asociación con Douglas Fairbanks, Mary Pickford y David Wark Griffith, para la que había realizado previamente el exquisito melodrama Una mujer de París, que constituyó un sonoro fracaso de taquilla. Chaplin no tenía demasiado claro el tema que quería tratar en su siguiente proyecto, pero sí acariciaba la idea de filmar una gran epopeya. Sería el matrimonio Fairbanks el que terminó dándole la idea al reparar en unas ilustraciones sobre helados paisajes de Alaska y la región de Klondike. Chaplin se sintió rápidamente tentado a rodar una historia sobre los pioneros y aventureros que fueron a aquellas lejanas tierras en busca de fortuna. Otro acontecimiento histórico, la trágica expedición de Donner, extraviada en Sierra Nevada, cuyos supervivientes se vieron obligados a practicar el canibalismo, fue una apreciable fuente de inspiración para el cineasta, surgiendo de este macabro suceso uno de los gags más memorables de La quimera del oro. El rodaje en estudio y escenarios naturales de las Montañas Rocosas y el Monte Lincoln fue especialmente arduo. Ya separado de Edna Purviance, Chaplin selecciona para el papel femenino a Lita Grey y, tras meses de rodaje, el embarazo de la actriz obliga al cómico a sustituirla y a convertirla en su esposa. Georgia Hale se hace cargo del personaje, pero todo ello que el presupuesto se dispare al volver a tener que repetir muchas escenas y el coste final se eleve casi al millón de dólares. La película incluye escenas tan antológicas como la que muestra a un hambriento Charlot comiéndose una bota, logrando por primera vez en el cine, una perfecta fusión entre comicidad y tragedia.