LA PROFECÍA (1976)

    92
    Titulo original: The Omen
    Año: 1976
    País: Gran Bretaña - EE.UU.
    Duración: 101 min.
    Dirección: Richard Donner
    Guión: David Seelzer.
    Música: Jerry Goldsmith. Temas musicales: "Ave Satani"; y "The Piper Dreams", interpretado por Carol Heather Goldsmith.

    Intérpretes

    Gregory Peck, Lee Remick, David Warner, Billie Whitelaw, Harvey Stephens, Patrick Troughton, Martin Benson, Robert Rietty, Tommy Duggan, John Stride, Anthony Nicholls, Holly Palance, Roy Boyd, Freda Dowie, Shelia Raynor, Robert MacLeod, Bruce Boa, Don Fellows, Patrick MacAlinney, Dawn Perllman, Nancy Mannigham, Miki Iveria y Betty McDowall.

    Sinopsis

    El diplomático americano Robert Thorn (Gregory Peck) miente a su mujer Katherine (Lee Remick) al presentarle como su hijo un bebé huérfano que ha adoptado la misma noche que ha perdido a su propio recién nacido, y al que deciden llamarle Damien. Los detalles del nacimiento del niño son un secreto, pero cuando Damien (Harvey Stephens) va creciendo, empieza a dar muestras de que no es un chico corriente. En su quinta fiesta de cumpleaños, su niñera misteriosamente se suicida, afectando a todos. Tiempo después, el padre Brennan (Patrick G. Troughton), un gran amigo de la familia que comienza a sospechar de los orígenes de Damien, muere en un terrible accidente después de advertir a Thorn que él ha adoptado al hijo de Lucifer. Mientras la nueva niñera, la señora Baylock (Billie Whitelaw), protege celosamente a Damien, los miedos de Thorn aumentan cuando el fotógrafo Jennings (David Warner) le muestra fotos de la fiesta de Damien con marcas que sugieren cómo la primera niñera y padre Brennan morirían. Entonces, Thorn busca a Bugenhagen (Leo McKern), un exorcista que confirma la identidad de Damien y el significado de los números 666 de su cabeza que anuncian la más terrible de las revelaciones: es el anticristo que intentará dominar el mundo bajo el culto a Satán. Bugenhagen dice a Thorn que la única solución, para evitar que se cumpla la profecía catastrófica, es matar a su hijo adoptivo. El niño sólo puede morir mediante las siete dagas de Meggado.

    Comentario

    Uno de los títulos básicos del cine de terror de los años setenta que, junto con El exorcista, cambió el paisaje del género. Buenas interpretaciones y una ajustada dirección consiguen ilustrar la historia de la llegada de Satanás a nuestro mundo en un denso relato repleto de momentos inquietantes donde Richard Donner ("Superman", "Lady Halcón", "Los goonies", "Arma letal", "Los fantasmas atacan al jefe", "Maverick", "Asesinos", "Conspiración", "Timeline"...) realizó con una de las películas más famosas sobre el maligno. Un niño huérfano, adoptado por una familia acomodada americana tras la muerte en el parto de su verdadero hijo, comienza a tener comportamientos extraños a medida que crece. Las temibles sospechas se harán más terroríficas cuando todo apunta a que el chico es la encarnación misma del anticristo. En La profecía, Donner no abusa ni de la sangre, ni de los sustos, ni de los efectos especiales. Un simple niño de rostro angelical es capaz de estremecernos conforme nos adentramos en la historia. La tensión, a la que ayuda una buena banda sonora, es una constante a lo largo de toda la película, que mantiene el interés del espectador al ir desvelando con cuentagotas la verdad en torno a Damien y a una profecía sobre la llegada del Anticristo. Jerry Goldsmith (que ganó el Oscar a la mejor música) creó el tema principal a partir de un canto gregoriano cambiando el tradicional "Ave Maria" por Ave Satani, ofreciendo una aterradora invocación al Diablo. El éxito de la película dio pie a varias secuelas, "La profecía 2" (1978) dirigida por Don Taylor y "La profecía 3" (1981), dirigida por Graham Baker, y un remake "La profecía 666", de John Moore.