LA PRIMA COSA BELLA

    6
    Titulo original: La prima cosa bella
    Año: 2010
    País: Italia
    Duración: 115 min.
    Dirección: Paolo Virzi
    Guión: Paolo Virzì, Francesco Bruni y Francesco Piccolo.
    Música: Carlo Virzì. Temas musicales: "La prima cosa bella", interpretado por Micaela Ramazzotti, Giacomo Bibbiani y Aurora Frasca; "La prima cosa bella", interpretado por Stefania Sandrelli, Valerio Mastandrea y Claudia Pandolfi; "La prima cosa bella", interpretado por Nicola Di Bari; "L`eternità", interpretado por Micaela Ramazzotti, Giacomo Bibbiani y Aurora Frasca; "L`eternità", interpretado por Camaleonti; "L`immensità"; Homburg (L`ora dell`amore)", interpretado por Camaleonti; "Il tango della capinera", interpretado por Blue Alesandra; "Born to Believe", interpretado por Patrick Hernandez; "I need your love", interpretado por Gift; "21st Century Boy", interpretado por Bad Love Experience; "Knowing of the things I`ve known", interpretado por Bad Love Experience; "The Days", interpretado por Bad Love Experience; y "L`angelo necessario", interpretado por Virginiana Miller.

    Intérpretes

    Valerio Mastandrea, Micaela Ramazzotti, Stefania Sandrelli, Claudia Pandolfi, Marco Messeri, Fabrizia Sacchi, Aurora Frasca, Giacomo Bibbiani, Giulia Burgalassi, Francesco Rapalino, Sergio Albelli, Isabella Cecchi, Emanuele Barresi, Dario Ballantini, Paolo Ruffini, Fabrizio Brandi, Jacopo Dini, Michele Crestacci, Bobo Rondelli, Alessio Colombini, Paolo Giommarelli, Alessia Innocenti, Giorgio Algranti, Claudio Marmugi, Alessandra cantina, Edoardo Ferrari, Domenico Cirianni, Elena Bernardini, Isabelle Adriani, Marcellina Ruocco, Marco Risi, Lele Vannoli, Diego Salvadori, Alessio silito, Lucilla Serchi, Giovanni Rindi, Franca Antongiovanni, Ada Antongiovanni, Maria Pia Aricó, Daniela Carrozzi, Toto Barbato y Sara Mannucci.

    Premios

    Premio David di Donatello de la Academia del Cine Italiano al Mejor actor Protagonista (Valerio Mastandrea), a la Mejor Actriz Protagonista (Micaela Ramazzotti) y al Mejor Guión. Nominada al David di Donatello a la Mejor Película, al Mejor Director, a la Mejor Actriz Protagonista (Stefania Sandrelli), al Mejor Actor Secundario (Marco Messeri), a la Mejor Actriz Secundaria (Claudia Pandolfi), a la Mejor Fotografía, al Mejor Diseño de Vestuario, al Mejor Montaje, a la Mejor Peluquería, al Mejor Maquillaje, a la Mejor Música, a la Mejor Canción Original ("21st Century Boy"), al Mejor Sonido, al Mejor Diseño de Producción y a los Mejores Efectos Visuales. Nominada al Premio al Mejor Director en los Premios del Cine Europeo.

    Sinopsis

    En 1981 Anna (Micaela Ramazzotti) gana un concurso de belleza. A su marido Mario (Sergio Albelli) y a su hijo Bruno (Giacomo Bibbiani) el espectáculo les provoca unos celos terribles, mientras la pequeña Valeria (Guilia Burgalassi), es la única de la familia que parece divertirse. 30 años después, Anna (Stefania Sandrelli) está muriéndose de cáncer, su hijo Bruno Michelucci (Valerio Mastrandea), que es profesor de literatura en una escuela de hostelería de Milán, se ha alejado de su madre y está tan traumatizado que se olvida de su propio cumpleaños, y Valeria (Claudia Pandolfi) busca como reconciliar a madre e hijo para que puedan superar juntos las secuelas del pasado: Tras el concurso hubo una tremenda discusión familiar y Anna se separó del marido, llevando una vida nómada y viéndose obligada a prostituirse para poder sacar adelante a sus hijos.

    Comentario

    Guionista antes que escritor (por ese orden continúa en el listón del ingenio) Paolo Virzì casi no ha hecho otra cosa que darle vueltas a su propia vida, la de “un chico de Livorno” que mira alrededor y cuenta lo que ve con cierta nostalgia, una pizca de acidez y bastante gracia. “La prima cosa bella” es exactamente eso: una comedia dramática sobre la azarosa peripecia de los Michelucci, una familia “víctima” de la belleza y el desparpajo de una madre atractiva. Y, como ya hiciera en otras ocasiones (“Caterina va in città”, la más próxima) Virzì coloca el relato en boca de un niño, en este caso de Bruno, el primogénito de la casa. La ligereza de su madre se le quedó hace años atrancada y, pasado el tiempo, no le queda más salida que darle a la moviola emocional y actuar. La historia –mejor contada que rodada- resulta fácil, fresca y fluida, aunque incluso para los italianos posiblemente sea “otra vuelta más al vitalismo meridional”. Sin embargo saben también que eso es justamente lo que de forma gratuita y machacona se espera de su cine fuera de Italia, el cliché, el canto exuberante al costumbrismo, o sea: el regreso a la época dorada de los De Sica, Comencini, Germi, acompañados, para más señas, de los Gassman, Loren, Cardinale, Mastroiani, Tognazzi…es decir, una condena, un imposible, que sigue pendiendo como espada de Damocles sobre su filmografía .“La prima cosa bella” está bien pero sobre ella cae la sombra de los grandes, una vez más.