LA NOCHE DEL CAZADOR (1955)

    1014
    Titulo original: The night of the hunter
    Año: 1955
    Fecha de estreno en España: 03-08-1970 (TVE)
    País: EE.UU.
    Duración: 93 min.
    Dirección: Charles Laughton
    Guión: Davis Grubb, basado en una novela de James Agee
    Música:

    Walter Schumann.
    Temas musicales: «Leaning on the Everlasting Arms», interpretado por Robert Mitchum; «Hing, Hang, Hung»; y «Once Upon a Time There Was a Pretty Fly (Lullaby)», interpretado por Kitty White.


    Intérpretes

    Robert Mitchum, Lillian Gish, Shelley Winters, James Gleason, Evelyn Varden, Peter Graves, Don Beddoe, Billy Chapin, Sally Jane Bruce, Gloria Castillo, George Wallace, Corey Allen, Paul Bryar, Cheryl Callaway, Michael Chapin, Mary Ellen Clemons, Kathy Garver, John Hamilton y Gloria Pall.

    Sinopsis

    Tras cometer un atraco, Ben Harper (Peter Graves) es atrapado por la policía pero, en el último instante antes de su detención, conseguirá dejar los diez mil dólares del botín en poder de sus hi-jos, John (Billy Chapin) y Pearl (Sally Jane Bruce), que lo esconden en el interior de la muñeca de trapo de la pequeña Pearl. En prisión, a la espera de una cercana ejecución, su compañero de celda, el reverendo Harry Powell (Robert Mitchum), un supuesto predicador de dudosa catadura moral, que tiene como premisa que el amor y el odio libran una encarnizada batalla en la que siempre triunfa el segundo, consigue sonsacarle acerca de la existencia del botín, y, tan pronto como finaliza su condena y sale de la cárcel, no tendrá otro objetivo y que el de localizar a la familia Harper para apoderarse de ese dinero. Para lograrlo, no dudará en conquistar, a base de requiebros y engaños, a la infeliz viuda, Willa (Shelley Winters), y, una vez casado con ella, iniciar el acoso y derribo del último obstáculo que se interpone en su camino, y que es el de la tenaz resistencia de los niños (muy especialmente, del pequeño John) a aceptarlo como padrastro y facilitarle, con ello, su infausta tarea. Desesperado por la inutilidad de sus intentos intentando ser amable y bondadoso, Powell termina sacando a flote sus instintos básicos: miente, engaña, roba y mata a su mujer antes de emprender una persecución implacable tras los niños, que descubriendo sus pretensiones, han huido campo a través, sin que nada ni nadie parezca poder interponerse en sus propósitos. Afortunadamente, en el momento más difícil, aparecerá la figura de Rachel Cooper (Lillian Gish), una anciana que se dedica a la acogida y cuidado de niños huérfanos, y que no sólo salvará a los desdichados muchachos de las garras del reverendo, sino que, además, conseguirá que éste acabe en manos de la justicia.

    Comentario

    Una reflexión en torno a la esencia del mal llevada cabo por el actor Charles Laughton en la que sería su única y memorable incursión detrás de la cámara. Una extraña alegoría sobre el bien y el mal, la inocencia y la culpabilidad, la hipocresía y el fanatismo religioso, protagonizada por dos niños y un psicópata que los persigue implacablemente con el fin de averiguar el paradero de una elevada suma de dinero robada por el padre de aquellos. Escrita por el propio Laughton y el famoso escritor James Agee (ganador de un premio Pulitzer y coguionista de "La Reina de África"), esta fábula, de una belleza visual inaudita, le debe mucho tanto a su máximo responsable como a la fotografía expresionista de Stanley Cortez y a las interpretaciones de un Robert Mitchum malvado como nunca, de Lillian Gish (la musa de las películas mudas de David Wark Griffith) y de Shelley Winters. Un predicador, obsesionado con la corrupción de las personas, pretende reunir fondos para levantar una iglesia. Utiliza su astucia para seducir a viudas ricas con la intención de quedarse con su dinero. Cuando dos niños, hijos de su última víctima, descubren el secreto que esconde, se inicia una terrorífica persecución. Lo dicho, una obra maestra.