LA MIRADA DEL SILENCIO (2014)

    29
    Titulo original: The look of silence
    Año: 2014
    País: Dinamarca – Finlandia – Noruega – Gran Bretaña
    Duración: 103 min.
    Dirección: Joshua Oppenheimer
    Guión: Joshua Oppenheimer
    Música: Seri Banang y Mana Tahan

    Premios

    Gran Premio del Jurado y Premio FIPRESCI del Festival Internacional de Venecia. Premio de la Paz del Festival Internacional de Cine de Berlín.

    Sinopsis

    A través de las imágenes de los responsables del genocidio indonesio ocurrido bajo el mandato del presidente Sukarno grabadas por Joshua Oppenheimer, Adi Rukun y su familia de supervivientes descubre cómo fue asesinado su hijo y la identidad de los hombres que lo mataron. El hermano más joven se decide a romper ese silencio y miedo con el que viven los supervivientes, enfrentándose a los responsables del asesinato de su hermano, algo inimaginable en un país en el que los asesinos siguen en el poder

    Comentario

    Continuación de “El acto de matar” (“The act of killing”), el aterrador documental nominado al Oscar dirigido por el estadounidense Joshua Oppenheimer sobre las consecuencias del genocidio en Indonesia bajo la dictadura de Sukarno: Entre 1965 y 1996 se produjo en Indonesia uno de los mayores genocidios de la humanidad. Más de medio millón de indonesios fueron asesinados en una limpieza ideológica contra los comunistas. En actualidad, esos crímenes siguen sin ser juzgados y los asesinos se encuentran integrados en la sociedad, considerados incluso como héroes nacionales. Los supervivientes, años después, conviven con sus asesinos en una ambiente de resignación donde el perdón es la vía para seguir adelante. O tal vez, aceptar que es imposible otorgarlo. Un retrato duro y hermosamente poético donde Joshua usa la profesión de Adi, optometrista, como una metáfora de la visión de la realidad. Desenfocada, imperfecta, que muestra que la realidad no puede ser obviada y en la que es necesario enfrentarse a ella para poderla dotar de sentido, por que no se puede huir del pasado. Pero también, para interpretar la realidad en la que viven los asesinos.