LA MASA DEVORADORA

    87
    Titulo original: The Blob
    Año: 1958
    País: EE.UU.
    Duración: 86 min.
    Dirección: Irving S. Yeaworth Jr.
    Guión: Kate Linaker y Theodore Simonson, basado en una historia de Irving H. Millgate.
    Música: Ralph Carmichael y Jean Yeaworth. Tema Musical: The Blob, de Burt Bacharach.

    Intérpretes

    Steve McQueen, Aneta Corsaut, Earl rowe, Olin Howlin, Alden Stephen Chase, John Benson, George Karas, Lee Paton, Elbert Smith, Hugh Graham, Vince Barbi, Audrey Metcalf, Jasper Deeter, Tom Ogden, Elinor Hammer, Pamela Curran, Ralph Roseman, Charlie Overdorff, David Metcalf y George Gerbereck.

    Sinopsis

    Una criatura misteriosa de otro planeta salida de un meteorito acaba convirtiéndose en una masa gigante de gelatina. Steve Andrews (Steve McQueen) es un joven rebelde de un instituto testigo de lo que está sucediendo junto a su novia Jane (Aneta Corsaut), al que ni los adultos ni la policía toman en serio. La masa gelatinosa se pega al cuerpo de los humanos como si fuera un parásito y los absorbe, sin dejar rastro, por lo que al no haber cadáveres, la policía no cree lo que le cuenta Steve. El joven se pondrá al frente de sus compañeros de instituto para enfrentarse a esa masa que ya ha conseguido crecer y alcanzar un tamaño considerable y sólo los adultos comienzan a descubrir la verdad de lo que sucede cuando ese misterioso ser está succionando los edificios de la ciudad, descubriendo que sólo se le puede detener y destruir a base de anhídrido carbónico.

    Comentario

    Una de las más famosas películas fantásticas de serie B de los años 50, hoy ya convertida en un clásico. La masa devoradora es una mezcla de las películas de monstruos venidos del espacio exterior, con el cine de rebeldes pandillas de adolescentes. Excelente trabajo de Steve McQueen como el joven rebelde de un instituto al que nadie cree cuando afirma que una extraña masa gelatinosa surgida de un meteorito succiona a cuantas personas y cosas se le ponen por delante. Entre las secuencias muy brillantes del filme, destaca aquella que tiene lugar en un cine abarrotado de gente en donde se está proyectando Daughter of Horror. La película tuvo una secuela, Beware of the Blob en 1972 y un remake, El terror no tiene forma, en el 88.