LA MALDICIÓN DE LAS BRUJAS (1990)

    130
    Titulo original: The Witches
    Año: 1990
    País: EE.UU.
    Duración: 90 min.
    Dirección: Nicolas Roeg.
    Guión: Allan Scott, basado en una novela de Roald Dahl.
    Música:

    Stanley Myers.


    Intérpretes

    Anjelica Huston, Mai Zetterling, Bill Paterson, Brenda Bleythyn, rowan Atkinson, Jasen Fisher, Charlie Potter, Anne Lambton, Jane Horrocks, Sukie Smith, Rose English, Jenny Runacre, Annabel Brooks, Emma Relph, Nora Connolly, Rosamund Greenwood, Angelique Rockas, Anne Tirard, Leila Hoffman, Jim Carter, Roberta Taylor y Brian Hawksley.

    Sinopsis

    Luke (Jasen Fisher), un niño de nueve años, escucha de labios de su abuela noruega Helga (Mai Zetterling) estremecedores cuentos de brujas de perversas costumbres. Lo que no puede sospechar es que él mismo sufrirá la maldición de una perversa bruja. La Gran Bruja Suprema (Anjelica Huston) ha madurado un diabólico plan para deshacerse de todos los niños británicos con la ayuda de una poción mágica que convertirá en ratones a aquel que la beba. Bajo el disfraz de directora de la real sociedad para prevenir la crueldad contra los niños, la cruel bruja se dispone a llevar a cabo su plan. Pronto Luke se convierte en el primer niño británico que es convertido en roedor. Pero no se da por vencido, y con la ayuda de su abuela, comenzarán a elaborar una estrategia para derrotar a la Gran Bruja Suprema y a sus malévolos esbirros y devolver el aspecto humano a la gran cantidad de niños que progresivamente se van transformando en ratones.

    Comentario

    Fascinante adaptación de un cuento de Roald Dahl en la que conviven felizmente los universos fílmicos de Nicolas Roeg, siempre con un punto oscuro en sus historias, y las fábulas de efectos y marionetas del malogrado Jim Henson, creador de los populares Teleñecos. Con dos partes bien diferenciadas, que apuestan por una atmósfera inquietante en su primera mitad y por el trepidante gran espectáculo en la segunda, cuenta con un final sorprendente en donde el bueno de Henson opta por deshacer el conjuro y devolver el aspecto humano al protagonista, mientras que el perverso de Roeg condena al niño glotón a pasar el resto de sus días convertido en ratón. Mención aparte merece Anjelica Huston, que se autoparodia convertida en la carismática líder de las brujas y que pasa, por méritos propios, a engrosar la lista de malignas que salpica toda la filmografía de Roeg.