LA LISTA DE SCHINDLER (1993)

    383
    Titulo original: Schindler's list
    Año: 1993
    País: EE.UU.
    Duración: 188 min.
    Dirección: Steven Spielberg
    Guión: Steven Zaillian, basado en el libro de Thomas Keneally.
    Música:

    John Williams.

    Temas musicales: “Mamatschi (Mommy, buy me a pony)”, interpretado por Mimi Thoma; “God bless the child”, interpretado por Billie Holiday; “La capricieuse”, Opus 17, de Edward Elgar, interpretado por Itzhak Perlman al violin y Sam Sanders al piano; “Die holzauktion”, interpretado por Rudi Scherfling; “Gute nacht mutter”, interpretado por Wilhelm Strienz y FFB Orchestra; “Oyf’N Pripeshok”, interpretado por The Li-Ron Herzeliya Children’s Choir Tel-Aviv; “Yeroushalaim Shel Zahav”, interpretado por The Ramat Gan Chamber Choir Tel-Aviv; y “Por una cabeza”, interpretado por Carlos Gardel.


    Intérpretes

    Liam Neeson, Ben Kingsley, Ralph Fiennes, Caroline Goodall, Jonathan Sagall, Embeth Davidtz, Malgoscha Gebel, Shmuel Levy, Mark Ivanir, Béatrice Macola, Andrzej Seweryn, Friedrich von Thun, Krzysztof Luft, Harry Nehring, Norbert Weisser, Adi Nitzan, Michael Schneider, Miri Fabian, Anna Mucha, Albert Misak, Michael Gordon, Aldona Grochal y Jacek Wójcicki.

    Premios

    Oscar: Premio a la Mejor Película, al Mejor Director, al Mejor Guion Adaptado, a la Mejor Fotografía, a la Mejor Música, a la Mejor Dirección Artística y al Mejor Montaje. Nominada al Oscar al Mejor Actor (Liam Neeson), al Mejor Actor Secundario (Ralph Fiennes), al Mejor Vestuario, al Mejor Sonido y al Mejor Maquillaje.
    Globos de Oro: Globo de Oro a la Mejor Película Dramática, al Mejor Director y al Mejor Guión. Nominada al Globo de Oro a la Mejor Música, al Mejor Actor Dramático (Liam Neeson) y al Mejor Actor Secundario (Ralph Fiennes).
    Premios Bafta de la Academia de Cine Británico: Premio a la Mejor Película, al Mejor Director, a la Mejor Música, al Mejor Guion Adaptado, a la Mejor Fotografía, al Mejor Actor Secundario (Ralph Fiennes) y al Mejor Montaje. Nominada al Premio Bafta al Mejor Actor (Liam Neeson), al Mejor Actor Secundario (Ben Kingsley), al Mejor Diseño de Vestuario, al Mejor Maquillaje; al Mejor sonido y al Mejor Diseño de Producción.
    Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos: Medalla a a la Mejor Película Extranjera.
    Premios César de la Academia de Cine Francés: Premio a la Mejor Película Extranjera.


    Sinopsis

    Oskar Schindler (Liam Neeson), un empresario alemán de gran talento para las relaciones públicas, busca ganarse la simpatía de los nazis de cara a su beneficio personal. Después de la invasión de Polonia por los alemanes en 1939, Schindler consigue, gracias a sus relaciones con los altos jerarcas nazis, la propiedad de una fábrica de Cracovia. Allí emplea a cientos de operarios judíos, cuya explotación le hace prosperar rápidamente, gracias sobre todo a su gerente Itzhak Stern (Ben Kingsley), también judío. Pero conforme la guerra avanza, Schindler y Stern comienzan ser conscientes de que a los judíos que contratan, los salvan de una muerte casi segura en el temible campo de concentración de Plaszow, que lidera el Comandante nazi Amon Goeth (Ralph Fiennes), un hombre cruel que disfruta ejecutando judíos.

    Comentario

    Oscarizada película de Steven Spielberg, una de las grandes de su filmografía, que por una vez se olvida de aventuras imaginarias para recrear la dramática lucha real de Oskar Schindler, un alemán vividor, miembro del partido nazi, que enterado del terrible final que se les daba a los judíos, lucho hasta el límite por salvar a todos los que pudo, empleándolos en sus fábricas y teniéndolos bajo su protección. Es una película muy emotiva y dramática, con imágenes desgarradoras (como las del campo de concentración), en dónde Spielberg pone lo mejor de si mismo. Rodada en blanco y negro, salvo el inicio y el final, Spielberg, famoso por dirigir un tipo de cine más comercial, realizó con esta película una obra magistral recordando este horrible genocidio a todas las generaciones que no vivieron La Segunda Guerra Mundial. Conviene destacar la magnífica labor de técnicos como el operador Janusz Kaminski, cuya iluminación refleja toda la angustia y degradación moral que requiere la historia, el compositor John Williams, autor de una bellísima partitura que concede un gran protagonismo al violín de Otzhak Perlman, y el montador Michael Kahn, responsable del admirable ritmo interno de esta narración que supera las tres horas. Una película que reconcilia al espectador con el buen cine.