LA LEY DE LA HOSPITALIDAD (1923)

    62
    Titulo original: Our Hospitality
    Año: 1923
    País: EE.UU.
    Duración: 65 min.
    Dirección: Buster Keaton y John C. Blystone
    Guión: Jean C. Havez, Clyde Bruckman, Joseph A. Mitchell y Buster Keaton.
    Música: Carl Davis (1984)

    Intérpretes

    Buster Keaton, Natalie Talmadge, Joe Roberts, Ralph Bushman, Craig Ward, Monte Collins, Joe Keaton, Kitty Bradbury, Buster Keaton Jr., Erwin Connelly, Edward Coxen, Jack Duffy, Jean Dumas y Tom London.

    Sinopsis

    A la muerte violenta en Rockville de su padre, como consecuencia del odio inextinguible entre las familias McKay y Canfield, el pequeño William McKay (Buster Keaton Jr.) es llevado a Nueva York por su madre, en donde recibe una educación esmerada. Veinte años después, y tras fallecer la madre, William McKay (Buster Keaton) recibe una notificación notarial para que regrese a Rockville y tome posesión de sus propiedades. Durante el largo y accidentado viaje en ferrocarril, William conoce a una guapa muchacha, Virginia, que se dirige como él a Kentucky, y de la que súbitamente, de la que súbitamente se enamora. La chica, también interesada por el joven, le invita a almorzar en casa de sus padres y hermanos. William acude puntual y al hacerse las presentaciones surge el drama: Virginia pertenece a la familia Canfield, que siempre odió a los McKay. Y los Canfield reconocen en William al heredero de sus mortales enemigos. Los hermanos de Virginia se disponen inmediatamente a matar a William, pero su padre les recuerda que las leyes de la hospitalidad sudista impiden matar a un huésped mientras este esté bajo el techo de la casa. Desde ese instante todos los Canfield se esfuerzan en obligar a William a que salga al exterior, mientras que este se las ingenia para no trasponer el umbral de la puerta. Al día siguiente intenta la fuga, pero enseguida se da cuenta que sus enemigos le siguen. Se produce una persecución loca por los campos y las montañas, y cuando William se cree a salvo, es arrastrado por un torrente. La suerte le ayuda en forma de rama a la que puede asirse. Y cuando cree que toda la peripecia ha concluido, oye los gritos de Virginia, que también ha sido arrastrada por la corriente. En un esfuerzo heroico, se lanza en su busca y consigue librarla del enorme peligro. Cuando los Canfield, rendidos y furiosos tras la inútil persecución, regresan a su casa, encuentran a Virginia y William en el momento en que el reverendo Dorsey les está uniendo en matrimonio. William McKay es ya un miembro de la familia y no hay por qué seguir odiándole. El viejo Canfield y sus hijos tiran las armas de las que eran portadores, y que en lo sucesivo les servirán para defenderse, pero no para atacar. Y William dispone también las armas de todas clases que llevaba ocultas en los bolsillos, en las botas y en el interior de los pantalones.

    Comentario

    Famosísima película de Buster Keaton sobre la rivalidad de dos familias sureñas en el siglo XIX. Entre escenas inolvidables, aquí aparece uno de los trenes más divertidos de la historia del cine. Fue el único de sus largometrajes en el que Buster confió el principal papel femenino a Natalie Talmadge, su esposa, que después ya no volvería a aparecer en la pantalla. Y por primera y única vez se reunieron en el reparto tres generaciones de Keaton: Buster, su padre Joe Keaton y el primogénito de Buster, que contaba 15 meses de edad. Además, este filme contiene el último trabajo para el cine del grandón Joe Roberts, uno d los más asiduos colaboradores de Buster Keaton desde 1920, que fallecería un mes después de trabajar en este filme.