LA DAMA DE HIERRO

    Titulo original: The Iron Lady
    Año: 2011
    País: Gran Bretaña
    Duración: 105 min.
    Dirección: Phillyda Lloyd
    Guión: Abi Morgan, inspirado en hechos reales.
    Música: Thomas Newman.

    Intérpretes

    Meryl Streep, Jim Broadbent, Susan Brown, Alice da Cunha, Phoebe Waller-Bridge, Iain Glen, Alexandra Roach, Victoria Bewick, Emma Dewhurst, Olivia Colman, Harry Lloyd, Sylvestra Le Touzel, Michael Culkin, Stephanie Jacob, Robert Portal, Richard Dixon, Amanda Root, Clifford Rose, Michael Cochrane, Jeremy Clyde, Michael Simkins, Eloise Webb, Nicholas Farrell, John Sessions, Anthony Head, Richard Syms, David Westhead, Julian Wadham, Richard E. Grant, Angus Wright, Roger Allam, Michael Pennington, John Harding, Simon Chandler, Stephen Boxer, Jasper Jacob, Rupert Vansittart, Robin Kermode, Andrew Havill, Michael Elwyn, Peter Pacey, Jeremy Child, James Smith, Hugh Ross, Chris Campbell, Paul Bentley, Martin Wimbush, Simon Slater, David Cann, Christopher Luscombe, Michael Maloney, Pip Torrens, Nick Dunning, David Rintoul, Nicholas Jones, Richard Goulding, Matthew Marsh y Willie Jonah.

    Premios

    Globo de Oro a la Mejor Actriz Dramática (Meryl Streep). Oscar a la Mejor Actriz principal (Meryl Streep) y al Mejor Maquillaje.

    Sinopsis

    Chester Square, en la actualidad. Una Margaret Thatcher (Meryl Streep) anciana logra zafarse de sus cuidadores, y sale a comprar un litro de leche. Al volver a casa, se dispone a preparar el desayuno a su marido Denis (Jim Broadbent), tal y como ha venido haciendo casi todas las mañanas desde que se casaron. Bromean mientras ella le sirve un huevo hervido. Una cómoda rutina entrañable. Cuando aparece June (Susan Brown), la asistente personal de Margaret, nos damos cuenta de que Margaret está sola, sentada en la mesa del desayuno. Denis sólo está vivo en su imaginación. Hoy es un día agridulce. Margaret ha decidido por fin, guardar las pertenencias de Denis y decirle adiós. Mientras firma copias de sus memorias, Margaret escucha el sonido de una sirena y sin querer, firma usando su apellido de soltera. Esto le despierta recuerdos de su infancia. Ayudada por su hija Carol (Olivia Colman), Margaret comienza a hacer limpia de la ropa de Denis, moviéndose entre armarios de trajes oscuros. Carol también ayuda a su madre a prepararse para la cena de esa noche, de la que es anfitriona. Mientras Margaret entretiene a sus invitados, se acuerda de una cena que tuvo lugar hace muchos años. Una joven Margaret (Alexandra Roach) intentando disimular su miedo, se sienta a cenar con dignatarios Tory, esperando ser elegida candidata. Enfrentada al esnobismo y sexismo reinante, se mantiene firme con sorprendente inteligencia y dureza. Un hombre joven, Denis Thatcher (Harry Lloyd), está encandilado con ella. Existe una conexión instantánea, ya que él, intuitivamente, la comprende. Durante la cena en Chester Square, los invitados se dan cuenta de que Margaret está desorientada. Pero es momentáneo. Se recupera y se muestra aguda, como siempre. Más tarde, mientras una preocupada Carol le ayuda a desvestirse, sugiere que hable con el doctor. Cuando Carol se marcha, Margaret se sumerge, una vez más, en el pasado. En un avejentado ayuntamiento decorado con panfletos electorales, una jovencita Margaret está furiosa ante el fracaso de no haber sido elegida miembro del parlamento. Denis, un joven gracioso y tierno, encuentra la manera de levantarle el ánimo: una cena de fish and chips. Los recuerdos del pasado se apoderan de ella, Sus primeras luchas en el Parlamento, impulsadas por sus convicciones y su ambición. Cada mañana, Deja atrás a sus hijos pequeños y a Denis. Se da cuenta de que puede liderar el partido. La transformación de su imagen. Su llegada triunfal a Downing Street, siendo la primera mujer del Reino Unido en ocupar ese cargo. Al día siguiente, Margaret visita al doctor. Irritada por sus preguntas, demuestra su entereza y rechaza abiertamente la idea de estar confundida y desorientada. En su casa de Chester Square, la continua presencia de Denis es un recordatorio inhóspito de sus falsas quejas ante el doctor. Margaret se enfada con Denis, pidiéndole que se aparte y la deje tranquila. Sin embargo, cuando se retira a dormir, cansada y vulnerable, Margaret se siente agradecida de tenerle cerca. Mientras, los recuerdos se avivan… Margaret lidia con la presión de sus primeros meses como Primera Ministra mientras su Gabinete le ruega que no siga adelante con su política económica. Ella les planta cara, demostrándoles su convicción. Pero las presiones continúan: huelgas, malestar social, el IRA… Noche cerrada en el Grand Hotel en Brighton. Margaret termina de pulir un discurso y Denis está en el baño preparándose para dormir. De pronto, estalla una bomba. Un momento terrorífico en el que Margaret piensa que ha perdido a Denis. Fuera, sus colegas heridos y una escena devastadora. Una llamada de teléfono en mitad de la noche la despierta. Es su hijo Mark. Sus reflexiones sobre la pérdida y sobre las mujeres e hijos la llevan a recordar su mayor obstáculo como Primer Ministra. Argentina ha invadido las Islas Malvinas y Margaret se mantiene inflexible. No negociará con un dictador. Con absoluta convicción y en oposición directa a su Gabinete y a la opinión pública mundial, incluyendo los Estados Unidos que desean una solución diplomática, Margaret envía a la Fuerza Operacional, la Task Force. A medida que la guerra se intensifica, Margaret se enfrenta a un gran número de bajas entre los soldados. Pero ella no tiene intención de ceder. Sus más oscuras horas se convierten en un éxito rotundo. Se declara la victoria. Ahora, en la cúspide de su popularidad, Margaret se regodea victoriosa y pasa a formar parte del grupo de líderes mundiales. Es la estrella en el escenario mundial. Sin embargo, su estilo de liderazgo es cada vez más autocrático y mientras sus decisiones dividen la nación, unos ministros frustrados, le dan la espalda. Después de una humillante reprimenda por parte de su Gabinete, dimite su aliado de toda la vida, Geoffrey Howe (Anthony Head). Es el principio de una rebelión contra ella. Michael Heseltine (Richard E. Grant) anuncia su intención de desafiarla como candidato al partido conservador. Margaret, lejos de interpretarlo como una amenaza real, viaja a una conferencia de líderes europeos en París dejando en Londres a sus detractores, que preparan su caída. Cuando llega de París, ya es demasiado tarde. Descorazonada pero forzada a irse, Margaret finalmente se marcha de Downing Street. En Chester Square, Margaret en enfrenta a la otra gran pérdida de su vida: la de su adorado marido. Mientras contempla su ropa, sus zapatos, los recuerdos familiares acumulados de toda una vida compartida, le hace una pregunta devastadora: ¿Fuiste feliz, Denis? Dime la verdad. Una pregunta que nunca podrá ser contestada. Impulsada por este doloroso pensamiento, Margaret se dispone a hacer limpia de la habitación, guardando las cosas de su marido en cajas. Entonces aparece Denis, ataviado con sombrero y abrigo. Recoge su maleta recién hecha y se dirige hacia la puerta. Margaret le da un último beso, conteniendo su emoción. Mientras él se aleja por el pasillo, ella suelta un último grito de dolor. No quiere estar sola… Al despertar, Carol nota que algo, en su madre, ha cambiado. Margaret parece haber decidido dejar el pasado y vivir en el presente. Seguirá viviendo con sus memorias pero se da cuenta de que tiene una vida en el presente. Una vida más sencilla pero que merece la pena seguir viviendo.

    Comentario

    La apasionante historia de la que fue Premier Británico en los primeros años 80, Margaret Thatcher, una mujer que rompió todas las barreras de género y clase para ser escuchada en un mundo dominado por hombres. La historia trata sobre el poder y el precio que se paga por él, en un retrato sorprendente e íntimo de una mujer extraordinaria y compleja, centrada mucho más en el personaje humano que en su faceta como gobernante. Dirige Phyllida Lloyd, que ya había dirigido a Meryl Streep en “Mamma Mia!”; Entre las dos prepararon el personaje y sus diálogos. La interpretación de Meryl Streep es portentosa, mostrando una enorme empatía con el personaje al que da vida, y del que se recogen sus momentos menos duros. En una historia no lineal, llena de flash back que salta del presente al pasado continuamente.