LA CARGA DE LOS JINETES INDIOS

    223
    Titulo original: The Charge at Feather River
    Año: 1953
    País: EE.UU.
    Duración: 95 min.
    Dirección: Gordon Douglas.
    Guión: James R. Webb.
    Música: Max Steiner.

    Intérpretes

    Guy Madison, Frank Lovejoy, Helen Westcott, Vera Miles, Dick Wesson, Onslow Stevens, Steve Brodie, Ron Hagerthy, Fay Roope, Neville Brand, Henry Kulky, Lane Chandler, Fred Carson, James Brown, Ralph Brooke, Carl Ande, Ben Corbett, Fred Kennedy, Dub Taylor, John Damler, David Alpert, Louis Tomei, Wayne Taylor, Steve Wayne, Vivian Mason, Richard Bartlett, Joe Bassett, Rand Brooks y Dennis Dengate.

    Sinopsis

    Miles Archer (Guy Madison) es el típico hombre de la frontera, que acude al Fuerte Bellows para, junto al sargento Baker (Frank Lovejoy), liderar un destacamento de soldados de caballería. El objetivo es adentrarse en territorio indio para liberara dos chicas que han sido raptadas por los cheyennes. Archer, Baker y la columna del ejército se dirigen a un poblado indio en donde encuentran a las muchachas. Una de ellas, Ann (Helen Westcott), está ansiosa por volver, ya que ha sido maltratada por sus raptores indios, pero la otra, Jennie (Vera Miles), hermana de Helen, está enamorada del jefe de la tribu y no desea volver, intentando traicionar a sus libertadores cada vez que puede. El rescate provoca también que los cheyennes recelen de la línea de ferrocarril que se está construyendo invadiendo su territorio, por lo que, enfurecidos, deciden atacar al grupo de soldados y a las mujeres, que deberán luchar por regresar al fuerte sin sufrir daños.

    Comentario

    Gordon Douglas dirigió está película en el sistema de 3-D, dando una enorme espectacularidad a las luchas de los indios, cuyas flechas parecían dirigirse directamente sobre las butacas de los espectadores. Se trata de una eficaz película del oeste, protagonizada por Guy Madison, que venía de dar vida al mítico pistolero Wild Bill Hickok en la televisión, y que aquí interpreta a un hombre fronterizo, típico explorador del lejano oeste, llamado Guy Madison, un nombre con divertidas resonancias para los admiradores de El halcón maltés.