LA BESTIA DEL REINO

    118
    Titulo original: Jabberwocky
    Año: 1977
    País: Gran Bretaña
    Duración: 100 min.
    Dirección: Terry Gilliam.
    Guión: Terry Gilliam y Charles Alverson, basado en un poema de Lewis Carroll.
    Música: De Wolfe. Temas musicales: "Night on a Bald Mountain", de M.Moussorgskij y Rimskij-Korsakoff; y "The Great Gate Of Kiev", de M.Moussorgskij y Maurice Ravel

    Intérpretes

    Michael Palin, Max Wall, Daborah Faliender, John Le Mesurier, Annette Badland, Harry H. Corbett, Warren Mitchell, Rodney Bewes, John Bird, Bernard Bresslaw, Anthony Carrick, Peter Cellier, Derek Francis, Terry Gilliam, Neil Innes, Terry Jones, Bryan Pringle, Frank Williams, Glenn Williams, Simon Williams, Kenneth Colley, Brenda Cowling, Graham Crowden, Paul Curran, Alexandra Dane, Brian Glover, Jerold Wells, Tony Aitken, Peter Casillas, Derrick O'Connor, Derek Deadman, Janine Duvitski, Roy Evans, Bill Gavin, Harold Goodwin, John Gorman, Julian Hough, Des Jones, Gorden Kaye, Dave Prowse, Gordon Rollings, Sheridan Earl Russell y Peter Salmon.

    Sinopsis

    La Bestia del Reino, vil y sanguinaria, semejante a un dragón infernal, está arrasando el reino medieval del monarca Bruno (Max Wall), mientras que este está solo preocupado por casar a su bella y virginal hija la princesa (Deborah Fallender). Cuando los consejeros reales advierten al monarca que pronto no quedarán campesinos para pagar impuestos, Bruno I convoca un torneo para elegir al guerrero que deberá enfrentarse a la terrible bestia. Dennis Cooper (Michael Palin), ignorante aprendiz de zapatero, recién llegado a la apestosa urbe en busca de fortuna, deberá abrirse paso por un camino trufado de desventurados encuentros con caballeros ávidos de sangre, monjas – soldado, fanáticos religiosos, princesas y mercaderes. Finalmente, y de rebote, acabará convirtiéndose en el elegido para matar a la bestia. Difícil tarea aunque con un suculento premio, la mitad del reino de Bruno I y la mano de su hija, la bellísima princesa.

    Comentario

    Segundo largometraje como director de Terry Gilliam, por entonces miembro de los Monty Python, que realizó al margen del grupo aunque con algunos de sus miembros como actores. Basándose en un poema deLewis Carroll (que firmó como el reverendo Charles Dodgson), es una historia de aventuras medievales con tono de comedia y toques fantásticos, algo que siempre ha sido lar marca de fábrica de Gilliam.