LA AUTOPSIA DE JANE DOE (2016)

    29
    Titulo original: The Autopsy of Jane Doe
    Año: 2016
    País: EE.UU. - Gran Bretaña
    Duración: 99 min.
    Dirección: André Øvreda
    Guión: Ian B. Goldberg y Richard Naing
    Música: Danny Bensi y Saunder Jurriaans

    Intérpretes

    Emile Hirsch, Brian Cox, Ophelia Lovibond, Michael McElhatton, Olwen Catherine Kelly, Parker Sawyers, Jane Perry y Yves O´Hara.

    Premios

    Premio Especial del Jurado en el Festival de Cine Fantástico de Sitges

    Sinopsis

    Tommy (Brian Cox) y Austin Tilden (Emile Hirsch) regentan una morgue y un crematorio privado en Virginia. Un día, el sheriff local Sheldon (Michael McElhatton) les entrega un cadáver, al que han apodado Jane Doe y que fue encontrado en un sótano de una casa cuyos ocupantes habían muerto todos asesinados, aunque ella no guardaba ninguna relación con los propietarios. Cuando inician la autopsia reciben la vista de Emma (Ophelia Lovibond), la novia de Austin, pero este debe ayudar a su padre con la autopsia por lo que pide a la chica que le espere dos horas después. Aunque el cadáver no presenta en principio síntomas de violencia, padre e hijo descubrirán con forme avanzan en la autopsia, que el nuevo encargo no es mera rutina y que, aunque por fuera el cuerpo está intacto, el interior de Jane Doe ha sido violentamente trasteado, víctima, quizá, de una terrible fuerza ritual. Con precisión metódica, su autopsia pone al descubierto los secretos ocultos tras el cadáver y libera diabólicas fuerzas sobrenaturales contra las que deberán enfrentarse.

    Comentario

    Primera película en lengua inglesa del director noruego André Øvredal, recordado por su entretenidísimo falso documental de ciencia ficción “Troll Hunter” (2010), un relato macabro lleno de sustos sorpresa y primeros planos sinuosos del interior del cuerpo de la persona que da título a la película. La cinta muestra a un padre forense y su hijo, que regentan una morgue privada, que deberán enfrentarse a una noche infernal de actividad sobrenatural durante una autopsia de lo menos rutinaria. Es una película llena de sobresaltos, claustrofóbica porque la acción son la de la sala de autopsias y del edificio de la morgue, con un final que no deja un resquicio de paz al espectador.