LA ALDEA MALDITA (1930)

0
LA ALDEA MALDITA (1930)

En el pueblo castellano de Luján vive el campesino Juan con su mujer Acacia, su hijo pequeño y su padre, el abuelo Martín, que se ha quedado ciego. Como si fuera una maldición que se sucede año tras año, el pedrisco acaba con la cosecha del año. Los habitantes del pueblo, hartos de la miseria, se preparan para el éxodo. Sólo uno de ellos, el usurero tío Lucas, vive en la abundancia. Un día Juan tiene un enfrentamiento con el usurero y es encarcelado. Magdalena, amiga de Acacia, convence a ésta para que emigre a la ciudad, donde no pasarían privaciones, quedando el nieto al cuidado del abuelo. El tío Lucas perdona tiempo después a Juan, quién encuentra trabajo como capataz en un pueblo cercano a Segovia. Una noche Juan acude a una taberna y en ella descubre a Magdalena y Acacia dedicadas a la prostitución. Juan arrastra a Acacia a casa, pero con la condición de que se marche cuando muera el abuelo y que no toque a su hijo. Cuando muere el abuelo, Acacia se va de casa y, al poco tiempo, cae gravemente enferma, siendo ingresada en un hospital. De allí se escapa y acude a la aldea donde al fin Juan la perdona.