LA ABEJA REINA (1955)

    14
    Titulo original: Queen Bee
    Año: 1955
    Fecha de estreno en España: 17-12-1994 (TVE)
    País: EE.UU.
    Duración: 95 min.
    Dirección: Ranald MacDougall
    Guión: Ranald MacDougall, basado en la novela de Edna L. Lee "The Queen Bee".
    Música:

    George Duning.


    Intérpretes

    Joan Crawford, Barry Sullivan, Betsy Palmer, John Ireland, Lucy Marlow, William Leslie, Fay Wray, Katherine Anderson, Tim Hovey, Linda Bennett, Willa Pearl Curtis, Robert McCord, Olan Soule y Bill Walker.

    Premios

    Premios Oscar: Nominada al Oscar a la Mejor Fotografía en blanco y regro y al Mejor Vestuario


    Sinopsis

    Eva Phillips (Joan Crawford) domina su mansión de Georgia y a su esposo Avery (Barry Sullivan), un magnate textil de una gran plantación, alcohólico, que odia a su esposa. Eva se muestra en apariencia como la clara representación de la gentileza y el encanto, como una mujer que vive felizmente junto a su marido, pero mientras otras personas son engañadas con facilidad por la señora Philips, su esposo sabe que ella es una auténtica despiadada, intrigante y malévola, que manipula a todos a su alrededor, y por eso la aborrece y se dedica a beber para olvidar su infidelidad. Una prima, Jennifer Stewart (Lucy Marlow), es presionada para que se mude con la familia, y observa con horror cómo Eva maniobra para evitar el matrimonio de la hermana de Avery, Carol (Betsy Palmer), con Judson Prentiss (John Ireland), que había sido novio de Eva años atras. Carol le dice a Jennifer que tenga cuidado con Eva, y que leyó un libro sobre abejas y siente que Eva es como una abeja reina que pica a todos sus competidores hasta la muerte. Jennifer se niega a creer en esos malos sentimientos sobre Eva y, finalmente, se convierte en la supuesta asistente personal de Eva. Esa misma noche, Eva y Jud tienen una reunión en una habitación oscura donde él le dice que su relación y todo lo que tenían juntos terminó porque se casa con Carol. Eva rechaza esto y comienza a besarlo, pero Judson deja de besarla después de unos segundos una vez que se da cuenta de que está cayendo de nuevo en su trampa. Mientras tanto, Jennifer es testigo de este encuentro desde lo alto de la escalera y se sorprende. Jud enciende la luz y le dice a Eva que habla en serio, y ella le advierte que finalmente lamentará haberla rechazado. Cuando se le anuncia a Eva el compromiso de Carol y Jud, Eva insinúa fuertemente su antiguo romance con Jud, y Carol se suicida ahorcándose en el granero. Jennifer y Avery se unen y comparten un beso furtivo cuando él le dice que está al tanto del pasado de Eva y Jud. Eva siente la relación en desarrollo y aumenta sus acciones malévolas, y le dice a Avery que no interactúe más con Jennifer. Cuando él se niega, ella amenaza con un divorcio escandaloso en la prensa. Mientras tanto, Jud, todavía culpable por la muerte de Carol, deja la casa por unas semanas, pero regresa un día para trabajar. Se entera por Jennifer que fue Eva quien realmente le contó a Carol sobre su relación anterior con Eva, no Avery como él había asumido. Ahora, por diferentes motivos, ambos hombres están decididos a vengarlo. Avery cambia su actitud por completo y actúa como si estuviera enamorado de Eva. Ella cambia de actitud y dice que ha dejado de ser manipuladora porque su esposo finalmente la ama. Sin embargo, Jud ve a través de la farsa y se enfrenta a Avery de que sus verdaderos motivos para ser amable con Eva es que ella confíe en él lo suficiente como para que pueda matarla. Jud se adelanta a su plan la noche en que Avery intenta cometer un asesinato-suicidio y lleva a Eva a conducir peligrosamente. Cuando Eva descubre que Judd la quiere muerta, lo ataca frenéticamente, provocando un choque en un acantilado en el que mueren ambos. Ahora, Jennifer y Avery son libres de amarse.

    Comentario

    Un drama sueño que presenta el retrato de una mujer loca y manipuladora (Genial Joan Crawford) haciendo la crónica de su caída y la de todos los que la rodean. Crawford, ejemplifica en este papel todas las artes de manipulación de una dama de la alta sociedad sureña, que maneja las vidas de los que la rodean con trágicos resultados. La película se lanzó publicitariamente con la frase "Sólo una hembra puede ser la abeja reina", las otras sólo están para sacrificarse sirviéndola o defendiéndola, y los machos de la especie existen solamente para cumplir los deseos de la reina. El filme fue la ópera prima como director del también guionista Randald MacDougall ("El mundo, la carne y el diablo", "Desnuda frente al mundo")