JUEGO DE LÁGRIMAS (1992)

0
JUEGO DE LÁGRIMAS (1992)

En un parque de diversiones situado en una zona rural de Irlanda del Norte, un voluntario del IRA llamado Fergus (Stephen Rea), junto a otros miembros del IRA, liderados por Maguire (Adrian Dunbar), secuestran a Jody (Forest Whitaker), un soldado británico de raza negra, después de que una miembro del IRA llamada Jude (Miranda Richardson) lo atrajera a un área apartada con la promesa de tener relaciones sexuales. El IRA exige la liberación de sus miembros que se encuentran encarcelados, amenazando con ejecutar a Jody en tres días si sus demandas no son cumplidas. A Fergus se le encarga custodiar a Jody y con el paso del tiempo va desarrollando una amistad con el prisionero. Durante este tiempo, Jody le cuenta la historia del Escorpión y la Rana. Jody convence a Fergus de prometer que va a ir a buscar a su novia Dil (Jaye Davidson) en Londres porque él sabía que iba a ser asesinado. El plazo fijado por los captores pasa, y sin ninguna de las demandas del IRA satisfechas, Jody debe ser ejecutado. Fergus lo lleva al bosque para cumplir su sentencia, pero Jody se escapa. Fergus no tuvo el valor de dispararle en la espalda cuando estaba huyendo, por lo que lo dejó ir, pero es asesinado y atropellado accidentalmente por un tanque británico a medida que avanzaba para atacar el escondite de IRA. Con sus compañeros aparentemente muertos después del ataque, Fergus huye a Londres, donde consigue trabajo como jornalero, usando el alias «Jimmy». Unos meses después, Fergus encuentra a Dil en un salón de belleza. Después, ellos conversan en un bar, donde el la escucha cantar «The Crying Game». Fergus se siente tan culpable por la muerte de Jody, que comienza a soñar que él viene con una pelota de cricket para lanzársela. El sigue a Dil, protegiéndola de un pretendiente obsesivo, y se termina enamorando de ella. Después, cuando está a punto de tener relaciones sexuales con ella en su apartamento, descubre que es una transexual. Su reacción inicial es repulsiva. Yendo al baño a vomitar, accidentalmente le golpea a Dil en el rostro. Unos días después, él le deja una carta y los dos se reconcilian. A pesar de todo, a Fergus le sigue atrayendo Dil. Casi al mismo tiempo, Jude reaparece inesperadamente en el apartamento de Fergus. Ella le cuenta que fue juzgado y condenado por el IRA debido a su ausencia, y le hace acceder a ayudarle en una nueva misión que consiste en asesinar a un juez. Ella incluso le dice que sabe acerca del romance que tiene con Dil, y que si no coopera, el IRA va a matarla. Fergus, incapaz de soportar lo que siente por Dil, continúa viéndola. Para defenderla de una posible amenaza, él le corte el cabello y le da ropa de caballero, para así poder encubrirla. La noche anterior a que la misión de IRA se lleve a cabo, Dil se emborracha bastante y Fergus la acompaña a su casa, donde ella le pide que se quede. Fergus accede, y él admite que tuvo cierta culpa de la muerte de Jody. Dil aparenta no entender lo que le dijo Fergus, pero muy de mañana, antes de que él se despierte, lo ata a la cama. Sin darse cuenta ha evitado que Fergus se una al IRA y complete la misión. Apuntándole con un arma, Dil fuerza a Fergus a decirle que la ama y que nunca la dejará. Ella lo desata, diciéndole que, aunque le esté mintiendo, es reconfortante escuchar sus palabras. Luego, Dil se echa a llorar. Mientras tanto, Jude y Maguire han asesinado al juez, pero Maguire es muerto a balazos por uno de los guardaespaldas. Una Jude vengativa entra al departamento de Dil con un arma, buscando matar a Fergus por haber faltado a la misión. Dil dispara varias veces a Jude con un arma, hiriéndola, mientras que le dice está enterada de su participación en la muerte de Jody, y de cómo lo sedujo para secuestrarlo. Finalmente, Dil mata a Jude con un disparo en la garganta. Luego, ella le apunta a Fergus con el arma, pero él le baja la mano, diciéndole que no puede matarlo, porque Jody no estaría de acuerdo con ella. Fergus impide que ella se dispare, diciéndole que se esconda en el club por un tiempo. Cuando ella se ha ido, él quita sus huellas dactilares del arma (reemplazándola por las suyas), y deja que lo arresten. Unos meses después, Dil visita a Fergus en una prisión donde está cumpliendo una condena de seis años. Después de discutir sus planes sobre lo que van a hacer una vez que salga de prisión, Dil le pregunta a Fergus porqué se ha incriminado, a lo que él le responde: «Como un hombre una vez dijo, está en mi naturaleza». Luego le cuenta la historia del Escorpión y la Rana.