INVESTIGACIÓN EN TORNO A UNA PROSTITUTA (LA COMMARE SECCA)

    41
    Titulo original: La commare secca
    Año: 1962
    País: Italia
    Duración: 98 min.
    Dirección: Bernardo Bertolucci
    Guión: Pier Paolo Pasolini, Sergio Citti y Bernardo Bertolucci, a partir de un argumento de Pier Paolo Pasolini.
    Música: Piero Piccioni.

    Intérpretes

    Francesco Ruiu, Gabriella Giorgelli, Giancarlo de Rosa, Marisa Solinas, Vincenzo Ciccora, Lorenza Benedetti, Silvio Laurenzi, Vanda Rocci, Allen Midgette, Emi Rocci, Alvaro d’Ercole, Ada Peragostini,, Romano Labate, Erina Torelli, Renato Troiani, Clorinda Celan, Alfredo Leggi, Catlotta Barilli, Santina Fioravanti Lisio, Nadia Bonafede, Elena Fontana, Maria Fontana y Ugo Santucci.

    Sinopsis

    Cerca de un parque público, en un pedregal del Tevere romano, aparece el cadáver de una prostituta. Las investigaciones de la policía se centra en el submundo romano de ladronzuelos, proxenetas y otros marginados sociales, lo que después de varias pistas falsas y las consabidas pérdidas de tiempo, lleva a los carabineros a un culpable. Se trata de un disminuido físico, afectado por complejos e inhibiciones, que, una vez encarcelado confiesa que para él no es ningún delito el asesinar a una persona que ya estaba muerta moralmente mucho antes.

    Comentario

    Primera película de Bernardo Bertolucci que logra aunar con gran brillantez fragmentos de la realidad italiana del momento con concepción psicoanalítica de la misma, una constante de sus primeros filmes. A partir de un argumento de Pier Paolo Pasolini, con guión de él mismo junto a Sergio Citti y a Bernardo Bertolucci, éste construye una fascinante reconstrucción, a mitad de camino entre el cinema verité y la historia policiaca, del asesinato de una prostituta. Frente al mundo primitivo del proletariado romano descrito en el argumento de Pasolini, (con quién el director acababa de trabajar como ayudante de dirección en Accatone), Bertolucci, hijo de un poeta y crítico de cine, que empezó a publicar poesía a los 12 años y que durante su adolescencia veía cuatro películas diarias, añade un estilo propio, buscando alejarse del neorrealismo (como cuando muestra el interrogatorio del detenido, en donde nunca se ve al comisario que le interroga) para adentrarse en otro tipo de descripción como es la del paso del tiempo a través de la historia.