IGNACIO DE LOYOLA (2016)

    127
    Titulo original: Ignacio de Loyola
    Año: 2016
    País: Filipinas - España
    Duración: 124 min.
    Dirección: Paolo Dy y Cathy Azanza
    Guión: Cathy Azanza, Paolo Dy, Pauline Mangilog-Saltarin, Emmanuel Alfonso y Ian Victoriano, basado en las memorias de Ignacio de Loyola
    Música: Ryan Cayabyab.

    Intérpretes

    Andreas Muñoz, Javier Godino, Julio Perillán, Gonzalo Trujillo, Isabel García Lorca, Lucas Fuica, Mario de la Rosa, Jonathan D. Mellor, Rick Zingale, Tacuara Casares, Ben Temple, Imanol Reta, Javier Tolosa, Samuel Pérez, Javier Abad, Aitor Beltrán, Raghad Chaar, Marta Codina, Asier Hernández, Gonzalo Hernández, Luis Hostalot, Pepe Lorente, Pepe Ocio, Alfonso Pablo, Cristóbal Pinto, Ricardo Reguera, Jerónimo Salas, José Troncoso y Leyre Zamarripa.

    Sinopsis

    Íñigo (Andreas Muñoz) es un joven soldado obsesionado con las mujeres y las luchas a espada que, tras caer herido en batalla, se ve obligado a renunciar a su carrera militar. Postrado en la cama, empieza a interesarse por nuevas lecturas. Desde ese momento, lo que pudo ser una desgracia se tornará en un deseo por convertirse en santo. Vencerá a la incredulidad de los que le rodean y a sí mismo y se convertirá en Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, la Orden que cambiaría la Cristiandad para siempre.

    Comentario

    Drama histórico basado en las memorias de San Ignacio de Loyola, fundador de la orden jesuita. La película narra su historia desde su valiente defensa en la Batalla de Pamplona, pasando por su periodo de depresión y su juicio ante la Inquisición, hasta llegar a su última reivindicación. Con estética televisiva, de serie de época, el filipino Paolo Dy dirige, con la colaboración de la también debutante Cathy Azanza, este biopic de uno de los santos más relevantes de la historia de la Cristiandad. En su ópera prima, Dy intenta dar su lugar en el audiovisual a un personaje poco tratado en el cine, y cuya labor al servicio de la Iglesia, a través de la creación de la Compañía de Jesús, ha traspasado siglos y continentes gracias a su importante red de escuelas, parroquias y centros sociales siempre al servicio de la humanidad.