HUELEPEGA

    28
    Titulo original: Huelepega, la ley de la calle
    Año: 1999
    País: Venezuela - España
    Duración: 105 min.
    Dirección: Elia Schneider
    Guión: Nestor Caballero, Elia Schneider y Santiago Tabernero.
    Música: Fermín Cabrujas.

    Intérpretes

    Elaiza Gil, Gladiuska Acosta, Francisco Alfaro, Lucio Bueno, Luis Campos Pelón, Adolfo Cubas, Pedro Lander, Alfredo Medina, Laura Muñoz, Jenny Noguera, Laureano Olivares, Tatiana Padrón, Ramón Paiva, José Gregorio Rivas y Néstor Terán.

    Sinopsis

    En America Latina la calle es el refugio de cincuenta millones de niños… Ésta es la historia de Oliver (José Gregorio Rivas), un niño arrojado fuera del hogar por un padrastro alcohólico y una madre atemorizada por los golpes del marido. Sin familia ni escuela, inicia su propia desventura por una calle que le enseña otras reglas, que a la larga no se diferencian mucho de la ley de la selva, la ley del más fuerte. Oliver apuesta por sobrevivir a un entorno hostil. Conocerá la delincuencia, las drogas, el hambre y la miseria, sobreviviendo de cualquier manera al filo de la muerte. Es la vida de los chicos que malviven en las calles de Venezuela, sobreviviendo al maltrato de los policías, al desprecio de los ciudadanos y a la explotación de los narcotraficantes. Algunos de ellos afirman que ya le han ganado a la vida, aunque la ganancia en realidad no es tanta. Poco a poco, violencia, delincuencia, maltrato, hambre y drogas se convierten en el pan de cada día. Nostalgias de por medio, Oliver se desembaraza de su único vínculo con el pasado, una medalla, para embarcarse en un viaje sin retorno.

    Comentario

    El durísimo retrato de una vida sin salidas. Es la ópera prima de Elia Schneider y en ella han participado gran parte de los creadores de Sicario, otra interesante película venezolana que traspasó fronteras por su denuncia social. Aquí se aborda la problemática de la niñez abandonada; una cruda denuncia acerca de los niños huelepega. Una que trasciende la pantalla, cuya esfera de acción no es sólo la cinematográfica, sino la social. Su rodaje intentó ser prohibido por las autoridades venezolanas, que no querían que se mostrase la realidad en toda su extensión, con la excusa de proteger intelectualmente a los menores que intervenían en el filme. Como coguionista del filme figura el español Santiago Tabernero, director del programa Versión española y guionista de títulos como Taxi o Asfalto.