HOMBRES VIOLENTOS (1955)

    19

    Un ex soldado de la Unión llamado John Parrish (Glenn Ford) quiere venderlo todo y mudarse al Este. Sin embargo, el bajo precio que le ofrece el propietario del rancho Anchor, Lee Wilkinson (Edward G. Robinson), un ganadero que poco a poco ha acaparado todo el valle, un hombre despiadado y sin escrúpulos, que además trata de intimidarle, con la complicidad de Martha, (Barbara Stanwyck), su intrigante y maquinadora esposa, hace que Parrish reconsidere su decisión, a pesar de que su novia Caroline Vail (May Wynn) desea que venda. Cuando uno de sus hombres es asesinado, John Parrish decide quedarse y luchar, utilizando para ello su experiencia en la guerra. Wilkinson cuenta con el apoyo de su hermano Cole (Brian Keith) y su mujer Martha para llevar a cabo sus proyectos. Judith (Dianne Foster), la hija de Wilkinson, se enamora de Parrish y le pide ayuda cuando se escapa del rancho de sus padres. Este hecho, unido a las muertes de los suyos inspiran en Wilkinson planes de venganza.