HARA-KIRI (2011)

    Titulo original: Ichimei / Hara Kiri
    Año: 2011
    País: Japón - Gran Bretaña
    Duración: 126 min.
    Dirección: Takashi Miike
    Guión: Kikumi Yamagishi, basado en la novela de Yasuhiko Takiguchi "Ibun rônin-ki".
    Música: Ryûichi Sakamoto

    Intérpretes

    Kôji Yakusho, Naoto Takenaka, Eita, Hikari Mitsushima, Ebizô Ichikawa, Kazuki Namioka, Hirofumi Arai, Munetaka Aoki, Takashi Sasano, Ayumu Saitô, Goro Daimon, Takehiro Hira, Ippei Takahashi, Baijaku Nakamura y Yoshihisa Amano.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial en competición del Festival Internacional de Cine de Cannes. Seleccionada para la Sección Oficial del Festival de Cine Fantástico de Sitges.

    Sinopsis

    En el Japón feudal, Hanshiro Tsugumo (Ebizo Ichikawa), un samurai viejo y cansado llega a la residencia del clan Iyi con la intención de terminar con su vida llevando a cabo el ritual del hara kiri. El líder del clan, Kageyu Saito (Koji Yakusho), consciente de que en aquella época ese era un truco para conseguir una limosna por parte de los señores feudales, intenta disuadirlo contándole la trágica historia de Motome Chijiwa (Eita), un joven que, poco tiempo atrás, llegó a ese lugar con las mismas intenciones y los principales samurais del clan, Hikukoro Omodaka (Munetaba Auki), Hayatanosho Matsusaki (Kazuki Namioka), le obligaron a que se practicara el hara kiri como lección ante posibles aprovechados, sobre todo tras descubrir que su tanto (espada corta), era en realidad falsa, construida con bambú. A pesar de ello Tsugumo sigue firme en su decisión de suicidarse ceremonialmente, pero le pide a Saito un deseo final: quiere que Omodaka le ayude a ello. Ante la posibilidad en encontrarlo, Kageyu Saito empieza a contarle su propia historia, como su propio clan fue desmembrado por el shogunato, dejándole sin trabajo, lo que llevó a su mejor amigo a suicidarse, dejándole al cuidado de su hijo, que crió junto a su propia hija Miho (Hikari Mitsushima). La intención del samurai es vengar la muerte del joven, provocando a la vez la evidencia de la falta de honor que provocaron aquella muerte con egoístas intenciones.

    Comentario

    Remake de la película homónima de 1962 que dirigió Masaka Kobayashi, y que firma Takashi Miike, director de “13 Asesinos”:, con el que tiene algunos puntos en común. Un elegante filme de época, de acción contenida y explosiones de violencia controladas con maestría. Miike construye un filme en tres dimensiones terriblemente lento, que habla del amor y la venganza a través de largos flash-backs.