HABLAR (2015)

    31
    Titulo original: Hablar
    Año: 2015
    País: España
    Duración: 75 min.
    Dirección: Joaquín Oristrell
    Guión: Joaquín Oristrell y Cristina Rota
    Música: Ray Loriga y Alejandro Pelayo.

    Intérpretes

    Sergio Peris-Mencheta, Estefanía de los Santos, María Botto, Raúl Arévalo, Marta Etura, Juan Diego Botto, Astrid Jones, Dafnis Balduz, Mercedes Sampietro, Nur Al Levi, Miguel Ángel Muñoz, Carmen Balagué, Goya Toledo, Secun de la Rosa, Álex García, Antonio de la Torre, Melanie Olivares, Petra Martínez, Juan Margallo, Guillermo Pérez, Sara Álvarez, Jorge Alvariñas, Almudena Puyo, Bea Bracero, Cláudia Melo, Irene Maquieira, Jon Arraez, Fernando Solís, María Pordoy, Mateu Bosch, María Simón, Jaione Azcona, Iago Clemente, Olivia Bravo, Getzane Martínez, Íñigo de Lascoiti, Luciano Ciaglia y Sergio Sánchez-Monge.

    Premios

    Película de apertura del Festival de Málaga Cine Español

    Sinopsis

    En el madrileño barrio de Lavapiés, veinte personajes en plena crisis económica, política y existencial, que hablan, discuten, ríen, lloran, amenazan, susurran, gritan, roban, se citan, se enfadan, se abrazan y proponen al espectador una reflexión sobre el inmenso poder de la palabra. Con una única calle como escenario, los personajes transmiten toda su frustración y modos de ver la vida a través de la fuerza de la palabra. Entre otras historias, un tipo raro, con mascarilla y guantes, recogiendo envoltorios de helado en la boca del metro, una madre que esconde fruta robada en el carrito de su bebé, un joven que se pone a bailar en medio de la calle, avergonzado, mientras habla por el móvil, una política que huye de un periodista acosador empeñado en preguntarle por un caso de corrupción, unos policías bastante enrollados, un emigrante sin papeles que huye de ellos…. Todo ello en apenas 200 metros, desde la boca del Metro de Lavapiés a la sala de teatro alternativa Mirador.

    Comentario

    Un recorrido de 400 metros en el madrileño barrio de Lavapiés, 20 historias, más de 40 actores, 75 minutos, 10 ayudantes de dirección, un plano secuencia y un rodaje que duró apenas una semana. Son las cifras de un proyecto que se gestó en la escuela de actores de Cristina Rota y que dirige Joaquín Oristrell. En el filme hay guiños a Podemos, está presente el tema de la corrupción, quedan reflejados los desahucios, hay una referencia al maltrato de género... Todo puesto frente a la cámara en movimiento con actores que entran y salen del plano constantemente.