GRITOS EN LA NOCHE (1961)

0
GRITOS EN LA NOCHE (1961)

A principios del siglo XX, en la ciudad francesa de Hartog, al inspector Edgar Tanner (Conrado San Martín), le encargan que investigue el caso de una serie de mujeres jóvenes desaparecidas tras ser secuestradas en clubs nocturnos o cabarets y de las que no se vuelve a saber de ellas. El inspector Tanner, con la ayuda de su amante, la bailarina de la ópera Wanda Bronski (Diana Lorys), a quien se le ocurre hacer de cebo, descubriendo que el culpàble es el doctor Orloff (Howard Vernon), antiguo médico de un presidio, que intenta reconstruir el accidentado rostro de su hija Melissa (Diana Lorys), desfigurada en un accidente, con la piel de mujeres jóvenes, a las que asesina con la complicidad de un criado ciego, Morpho Lauftner (Ricardo Valle). El hallazgo de una de las víctomas pone al inspector Tanner sobre su pista, pero tendrá que trabajar duro para conseguir algunas pistas o alguna descripción que le conduzca al asesino, pero poco a poco se irá acercando al mismo.