GLORY TO THE FILMMAKER!

    6
    Titulo original: Kantoku • Banzai!
    Año: 2007
    País: Japón
    Duración: 108 min.
    Dirección: Takeshi Kitano
    Guión: Takeshi Kitano
    Música: Shinichirô Ikebe

    Intérpretes

    Beat Takeshi, Toru Emori, Kayoko Kishimoto, Anne Suzuki, Keiko Matsuzaka, Yoshino Kimura, Kazuko Yoshiyuki, Yuki Uchida, Akira Takarada, Yumiko Fujita, Ren Ôsugi, Susumu Terajima, Naomasa Musaka, Tetsu Watanabe, Rakkyo Ide, Moro Morooka, Shun Sugata, Tamotsu Ishibashi, Masahiro Chono, Hiroyoshi Tenzan y Masatô Ibu.

    Premios

    Presentada fuera de competición en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

    Sinopsis

    La desesperación de un director de cine en busca de la película de su vida, para ello probará innumerables estilos con los que buscar la atención del público. Takeshi Kitano es un director que, cansado de rodar cine violento, y junto a un muñeco que se representa a sí mismo, va experimentando con diferentes géneros en un intento por completar su último proyecto. Explora con humor distintos géneros, desde la comedia, la ciencia ficción, la animación, las artes marciales, el documental, la fantasía o el horror hasta el drama histórico, sin hallar lo que busca. Kitano nos presentará así siete historias, encuadrando las las películas que intenta rodar en su búsqueda.

    Comentario

    Takeshi Kitano se ríe de sí mismo en esta comedia escrita, dirigida e interpretada (con su habitual pseudónimo de Beat Takeshi) por el cineasta japonés en la que se narra la historia de un realizador que, cansado de filmar películas violentas, decide ir probando suerte con otros géneros, buscando desesperadamente un nuevo hit que le devuelva al éxito internacional En la primera mitad se muestra los múltiples intentos de Kitano por filmar una obra que reciba el beneplácito de crítica y público, sumergiéndose en dramas costumbristas y familiares, en romances tan imposibles como poco creíbles, en las previsibles historias de fantasmas, o en el cine de catástrofes. En la segunda mitad del film, Kitano muestra como todas estas variantes confluyen en una comedia surrealista y excéntrica con personajes desequilibrados, situaciones estrambóticas y un humor ácido que conjuga mala leche y fantasía con guiños explícitos tanto a los gags del anime como a títulos consagrados a principos del siglo XXI. En el proceso, Kitano se rie de sí mismo, de los medios japoneses y de la visión que tienen en Japón de su cine, a la vez que realiza un homenaje a diferentes géneros de la cultura cinematográfica.