FURIA DE TITANES (1981)

    164
    Titulo original: Clash of the Titans
    Año: 1981
    País: Gran Bretaña
    Duración: 113 m.
    Dirección: Desmond Davis
    Guión: Beverly Cross.
    Música:

    Laurence Rosenthal.


    Intérpretes

    Harry Hamlin, Laurence Olivier, Judi Bowker, Claire Bloom, Ursula Andress, Maggie Smith, Jack Gwillim, Burgess Meredith, Susan Fleetwood, Pat Roach, Sian Phillips, Flora Robson, Freda Jackson, Anna Manahan, Tim Pigott-Smith, Neil McCarthy, Donald Houston, Vida Taylor, Harry Jones y Ferdinando Poggi.

    Sinopsis

    Las batallas que ha de sostener Perseo (Harry Hamlin), hijo de Zeus (Laurence Olivier), para lograr la mano de Andrómeda (Judi Bowker). Las diosas Hera (Claire Bloom), Atena (Susan Fleetwood), Tetis (Maggie Smith) y Afrodita (Ursula Andress), molestas por los devaneos de Zeus, convierten a Perseo en el objeto de su venganza, poniéndole todo tipo de obstáculos que le impidan poder conquistar a su amada. Pero Perseo cuenta con la ayuda de semidioses, como Pegaso, el famoso caballo alado al que ha conseguido domar, o Bubo, un buho de extraordinario talento.

    Comentario

    Una hermosa película mitológica sobre la leyenda de Perseo, que se apoya en los efectos especiales de Ray Harryhausen, que también es coproductor del filme y que aporta algunas de sus mejores creaciones como el caballo alado o la terrible Medusa. Una pléyade de actores famosos interpretan, con bastante humor, a los dioses del Olimpo. Dotado del físico adecuado, cabellos rizados, constitución atlética y ojos de color azul claro, Hamlin es el actor perfecto para interpretar al héroe en busca de su amada, que es valiente en la lucha y tierno en el amor. Su figura recuerda las grandes estatuas del escultor ateniense Praxiteles. Siguiendo la fórmula de Jason y los argonautas Ray Harryhauser y el productor Charles H. Schneer, sitúan la acción en un marco de rivalidades de los dioses de un Olimpo muy clásico, lleno de deidades encarnadas por grandes estrellas. Todas ellas están a las órdenes de Zeus, al que interpreta con nobleza, autoridad y humor, Laurence Olivier que, como dios de dioses, maneja a su antojo la suerte de los mortales, representados en el Olimpo por pequeñas figuras de arcilla con las que Zeus juega continuamente. Esta película marca la despedida cinematográfica de Ray Harryhausen, que cuida hasta el más mínimo detalle todas sus maquetas, muchas herederas directas de otras utilizadas en películas precedentes, pero ya increíblemente perfeccionadas, logrando sobrecoger al espectador, como sucede en la escena del combate contra los escorpiones gigantes. La película se rodó en exteriores de España, Malta y del sur de Italia, aportando la luminosidad mediterránea a este mundo fantástico de dioses y héroes, de luchas épicas y de sensibilidad romántica, lleno de imaginación y espectacularidad. El filme ha conocido un remake en 2010 a cargo de Louis Leterrier.