FUNNY GAMES

    Titulo original: Funny games U.S.
    Año: 2007
    País: EE.UU. - Gran Bretaña – Francia – Austria – Alemania - Italia
    Duración: 111 min.
    Dirección: Michael Haneke
    Guión: Michael Haneke

    Intérpretes

    Naomi Watts, Tim Roth, Michael Pitt, Brady Corbet, Devon Gearhart, Boyd Gaines, Robert Lupone, Siobhan Fallon Hogan, Susanne Haneke y Linda Moran

    Premios

    Presentada en Sesión Especial en el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria.

    Sinopsis

    Las vacaciones comienzan con Ann (Naomi Watts), George (Tim Roth), su hijo Georgie (Devon Gearhart) y un perro de camino a su casa de verano a orillas de un lago. Los vecinos, Fred (Boyd Gaines) y Eve (Linda Moran), ya están allí. Se citan para jugar al golf a la mañana siguiente. Es un día perfecto. Ann empieza a preparar la cena, mientras su marido y su hijo están ocupados con el barco de vela recién renovado. De repente, Ann se encuentra cara a cara con Peter (Brady Corbet), un joven educado e invitado de sus vecinos, que dice que viene a pedir unos huevos porque a Eva se le han acabado. Ann está a punto de darle a Peter los huevos, pero tiene dudas. ¿Cómo ha entrado en su propiedad? Peter explica que hay un agujero en la valla y se lo enseñó Fred. Pronto aparece también, Paul (Michael Pitt), amigo de Peter. Ambos, con una educación enfermiza empiezan a acosar a Ann con el tema de los huevos. Al poco llegan George y Georgia, inquietos porque el perro ha desaparecido. Los dos invitados no parecen dispuestos a irse, las cosas parecen extrañas y pronto retienen por la fuerza a la familia, hiriendo a George en la rodilla. Pronto, estalla la violencia y el idílico refugio se convierte para esta familia en una pesadilla al verse sometida a un terror inimaginable y a una lucha por la supervivencia.

    Comentario

    Remake norteamericano que Michael Haneke hace de su film de 1997 de igual título, con Tim Roth y Naomi Watts como protagonistas, sobre cómo psicópatas convierten en un infierno las vacaciones de una familia. Haneke (“La pianista”, “Caché”) realiza un remake idéntico al original, plano a plano, con la única excepción aquí de la presencia de un teléfono móvil. El director ha buscado mostrar a un público estadounidense la reflexión que hizo en su filme de 1997 sobre la violencia salvaje y los comportamientos de las clases burguesas ante esto. Ambas películas muestran también como la barbarie y el salvajismo son idénticos y se reacciona ante ellos con los mismos parámetros, en sociedades diferentes