FOXTROT (2017)

    28
    Titulo original: Foxtrot
    Año: 2017
    País: Israel – Alemania – Francia
    Duración: 113 min.
    Dirección: Samuel Maoz
    Guión: Samuel Maoz
    Música: Ophir Leibovitch y Amit Poznansky

    Intérpretes

    Lior Ashkenazi, Sarah Adler, Yonaton Shiray, Shira Haas, Dekel Adin, Yehuda Almagor, Shaul Amir, Gefen Barkai, Ran Buxenbaum, Rami Buzaglo, Aryeh Cherner, Eden Daniel, Yael Eisenberg, Itay Exlroad, Eden Gmliel, Ilia Grosz, Sabine Hellstorff, Danny Isserles, Irit Kaplan, Nimrod Levi, Gony Lidror, Noam Lugasy, Roi Miller, Firas Nassar, Imani Reiser, Itamar Rotschild, Ruti Tamir, Karin Ugowski, Yaakov Zada Daniel y Mussa Zhalka.

    Premios

    Gran Premio del Jurado del Festival Internacional de Cine de Venecia. Seleccionada para la Sección Oficial en competición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

    Sinopsis

    Michael (Lior Ashkenazi) y Dafna (Sarah Adler) quedan desolados tras la visita de unos funcionarios del ejército que les comunican el fallecimiento de su hijo, Jonathan (Yonatan Shiray). La frustración de él va en aumento por el duelo afectado de sus familiares y la bienintencionada burocracia militar. Mientras su esposa descansa sedada, él se sumerge en un torbellino de indignación en el que experimenta uno de esos giros inexplicables que da la vida y que compite en surrealismo con las experiencias marciales de su hijo. Tras el luto, la mala nueva se descubre falsa. Un error, una confusión de nombres.

    Comentario

    Segunda película del israelí Samuel Maoz (“Líbano”), que habla del dolor y de las diferentes reacciones humanas ante el fallecimiento de un hijo. “Foxtrot” es un baile de un hombre con su destino. Es una parábola filosófica que intenta deconstruir ese difuso concepto llamado ‚destino‘ a través de una historia sobre un padre y un hijo. Están lejos uno del otro, pero a pesar de la distancia y la separación, intercambian sus destinos y a partir de entonces, ya nunca serán los mismos. Adoptando la forma de tragedia griega en tres actos, la película es un drama antibelicista, tremendamente crítico con los abusos de poder del ejército israelí, que atrajo sobre su director la indignación del gobierno, e incluso un enfrentamiento con la ministra de cultura de su país.