FALSO CULPABLE (1957)

    196
    Titulo original: The Wrong Man
    Año: 1957
    País: EE.UU.
    Duración: 105 min.
    Dirección: Alfred Hitchcock
    Guión: Angus MacPhail, basado en la novela de Maxwell Anderson The True Story of Christopher Emmanuel Balestrero.
    Música:

    Tan Dun. Temas musicales: Time is on my side, interpretado por The Rolling Stones y Sympathy for the Devil, interpretado por The Rolling Stones.


    Intérpretes

    Henry Fonda, Vera Miles, Anthony Quayle, Harold Stone, John Heldabrand, Doreen Lang, Norma Connolly, Lola D'Annunzio, Robert Essen, Dayton Lummis, Charles Cooper, Esther Minciotti, Laurinda Barrett, Nehemiah Persoff, Kippy Campbell, Richard Robbins, Peggy Webber, Charles Aidman, Sammy Armaro, Barry Atwater y Michael Ann Barrett.

    Sinopsis

    Manny Ballestrero (Henry Fonda) es un hombre honesto y modesto que trabaja como músico el un grupo de jazz del el Stork Club de Nueva York. Un día regresa de trabajar a altas horas de la noche y encuentra despierta a Rose (Vera Miles), su mujer, víctima de un fuerte dolor de muelas. Manny intenta tranquilizarla y le promete que al día siguiente irá al banco a rescatar parte de la poliza de seguros que ella tiene suscrita, puesto que la de él está completamente agotada. Al día siguiente Manny acude a las oficinas del banco y solicita un adelanto del dinero, sin percatarse del nerviosismo con que es atendido por la empleada. Pretextando unas formalidades de fácil resolución, la empleada le dice a Manny que vuelva unos minutos más tarde, y mientras tanto comunica a su jefe lo que ha descubierto. La dirección del banco avisa a la policía de que una de las empleadas ha reconocido en Manny al hombre que unos días antes había perpetrado un ataque al banco. Por ese motivo es detenido y tras sufrir las humillaciones de la máquina policial, tardará bastante tiempo en aparecer el verdadero culpable. Su esposa se verá incapaz de afrontar los cambios que le sobrevienen tras la detención de su esposo.

    Comentario

    Película bastante atípica de Alfred Hitchcock, ya que no juega con el suspense de saber si el protagonista es o no culpable, sino que el espectador conoce, desde el primer momento, su inocencia. La intriga no se articula desde una progresión de hechos sino desde una evolución moral y anímica. Es una historia basada en un hecho real, que Maxwell Anderson convirtió en libro, en la que narra el infierno que sufre un honrado músico de jazz al ser confundido con un atracador y procesado por ello. Hitchcock aborda uno de sus temas favoritos: la pesadilla del individuo indefenso ante la acusación de un delito cometido por otro. El tono sombrío de la narración excluye en esta ocasión el habitual sentido del humor de su autor.