EN UN MUNDO MEJOR

    Titulo original: In a Better World / Heaven
    Año: 2010
    País: Dinamarca
    Duración: 119 min.
    Dirección: Susanne Bier
    Guión: Anders Thomas Jensen
    Música: Johan Söderqvist

    Intérpretes

    Mikael Persbrandt, Wil Johnson, Eddie Kimani, Emily Mulaya, Gabriel Muli, June Waweru, Mary Ndoku Mbai, Dynah Bereket, William Jøhnk Juels Nielsen, Ulrich Thomsen, Elsebeth Steentoft, Satu Helena Mikkelinen, Camilla Gottlieb, Simon Maagaard Hola, Emil Nicolai Helms, Martin Buch, Markus Rygaard, Trine Dyrholm, Toke Lars Bjarke, Anette Støvelbæk, Preben Harris, Birthe Neumann, Paw Henriksen, Jesper Lohmann, Bodil Jørgensen, Kim Bosnia, Lucas O. Nyman, Rikke Louise Andersson, Lars Kaalund, Godfrey Ojiambo, Evans Muthini, Odiege Matthew, Nancy Akoth, Camilla Bendix, Alberte Blichfeldt, Stig Hoffmeyer, Peter Flyvholm, Lars Bom, Tina Gylling Mortensen, Susanne Juhász y Trice Angie Christiansen

    Premios

    Oscar a la Mejor Película en lengua extranjerano inglesa Globo de Oro a la Mejor Película en lengua extranjera
    Premio al Mejor Guión y a la Mejor Dirección en el Festival de Cine Europeo de Sevilla
    Premio a la Mejor Dirección en los Premios del Cine Europeo. Nominada al Premio al Mejor Actor (Mikael Persbrandt)

    Sinopsis

    Anton (Mikael Persbrandt) es médico y divide su tiempo entre una pequeña ciudad idílica en Dinamarca y su trabajo en un campo de refugiados en África. En estos dos mundos tan diferentes, él y su familia se enfrentan a conflictos que les empujan a escoger entre la venganza y el perdón. Anton y su esposa Marianne (Tryne Dyrholm) tienen dos hijos, están separados y consideran la posibilidad de divorciarse. El mayor de sus hijos, Elias (Markus Rygaard), de diez años, sufre el constante bullying de unos compañeros hasta que otro chico le defiende, Christian (William John Nielsen), que acaba de trasladarse a Dinamarca desde Londres con su padre, Claus (Ulrico Thompsen). La madre de Christian ha fallecido recientemente de cáncer y Christian no ha superado la pérdida. Elias y Christian no tardan en estar muy unidos, pero cuando Christian involucra a Elias en un peligroso acto de revancha que puede acarrear consecuencias trágicas, además de poner a prueba la amistad que los une, también pone en peligro varias vidas. Finalmente, sus padres deberán ayudarles a entender la complejidad de las emociones, del dolor y de la empatía.

    Comentario

    Diríase que Susanne Bier se ha propuesto subrayar con mayúsculas la letra pequeña de las vidas privadas. Casi toda su filmografía está atravesada de ese pertinaz intento, una firme voluntad de catarsis que, sin embargo, la realizadora danesa se obstina en salpicar de generosas dosis dramáticas. Así que, por un lado, Bier despunta por su correcta anatomía social y, por otro, empaña, malogra, la iniciativa con un tratamiento ciertamente aparatoso de las relaciones humanas; y es que ella se plantea el ambicioso objetivo de disparar a un tiempo al corazón y a la cabeza y, sí, alguno de sus impactos llegan… pero no acaba de dar plenamente en la diana. En “Hævnen” (“Civilizacion”) repite esa táctica de hacer pensar, apretar las tuercas… y también arrancar emociones sea como sea; calca en gran medida el esquema de “Después de la boda” y de esa forma, más que llenar, carga de nuevo la historia con reflexiones, dilemas y hasta coincidencias varias. En una palabra: abruma su forma de mostrar, por evidente y explícita. Hay que decir en su favor que la película se deja ver y discurre fluidamente aunque la puesta en escena es simplemente correcta; que sabe elegir -y dirigir- a los actores y que en particular a los niños les ha sacado chispas. En cambio Bier no siempre tiene muy claro adónde quiere llegar y tira del hilo intuitivamente como si al dejarse llevar nos arrastrara. Su exceso de dramatismo lo dificulta, estorba, como estorba –y de qué manera- la banda sonora: una música trascendentaloide, solemne, cargante, que no le favorece nada. Pero sorprendentemente arrastró a la Academia…y se llevó el Oscar.