EL ÚLTIMO DE LOS PARADISO (2020)

    501
    Titulo original: L'ultimo Paradiso
    Año: 2020
    Fecha de estreno en España: 05-02-2021 (Netflix)
    País: Italia
    Duración: 107 min.
    Dirección: Rocco Ricciardulli
    Guión: Rocco Ricciardulli y Riccardo Scamarcio
    Música: Federico Ferrandina y Rocco Ricciardulli.

    Intérpretes

    Riccardo Scamarcio, Gaia Bermani Amaral, Valentina Cervi, Antonio Gerardi, Raffaele Braia, Giovanni Cirfiera, Teresa Fiorentino y Giuseppe Nardone.

    Sinopsis

    Es 1958 en un pequeño pueblo de Apulia (Italia). Ciccio Paradiso (Riccardo Scamarcio) es un hombre indomable, en cuanto al trabajo y sus emociones. Casado con Lucía (Valentina Cervi) y padre de un niño pequeño, mantiene una relación secreta con Bianca (Gaia Bermani Amaral), hija del despiadado terrateniente Cumpà Schettino (Antonio Gerardi), con quien sueña con huir para iniciar una nueva vida en el Norte, como hizo su hermano Antonio antes que él. Porque ser explotado por terratenientes sin escrúpulos es algo que ya no puede tolerar. Como tal, mientras planea su fuga con su bella Bianca, Ciccio insta a sus compañeros del pueblo a rebelarse contra Cumpà Schettino y especuladores como él. “Trabajamos la tierra, entonces decidimos el precio” es el lema al que se aferra Ciccio, quien se convierte en un personaje cada vez más molesto dentro de este mundo estático y arcaico; desafortunadamente, su coraje y temeridad no los llevan muy lejos.

    Comentario

    Ambientada en el cruel mundo campesino de la Apulia de los años 50 del siglo XX, es una cinta original Netflix de Rocco Ricciardulli que está coescrita, interpretada y producida por Riccardo Scamarcio. En la Italia de los años cincuenta, un agricultor se enamora de la hija de un hacendado y su sueño de mejorar la vida de los campesinos se derrumba. El amor y la pasión, la rebelión contra un sistema injusto, la emigración y la nostalgia de la propia patria y la emancipación femenina son los temas que se cruzan en esta oscura historia, que comienza en medio de un riguroso realismo antes de desviarse hacia un territorio abstracto y más alegórico que el director no sigue del todo hasta el final. Si bien la inmersión atmosférica en el sur rural que ofrece la película y el retrato crudo y salvaje que dibuja de la humanidad son dos de los aspectos más exitosos de la obra, realzados por la decisión de Ricciardulli de usar el dialecto, que es admirablemente dominado por los actores, la historia , por su parte, es algo básico y lamentablemente no logra involucrar completamente a la audiencia.