EL ÚLTIMO BESO (2001)

    83
    Titulo original: L'ultimo bacio
    Año: 2001
    País: Italia
    Duración: 115 min.
    Dirección: Gabriele Muccino
    Guión: Gabriele Muccino.
    Música: Paolo Buonvino.

    Intérpretes

    Stefano Accorsi, Stefania Sandrelli, Giovanna Mezzogiorno, Marco Cocci, Pierfrancesco Favino, Sabrina Impacciatore, Regina Orioli, Giorgio Pasotti, Daniela Piazza, Claudio Santamaria, Martina Stella, Luigi Diberti, Piero Natoli, Vittorio Amandola, Alberto Alemanno, Carmelo Barbera, Lina Bernardi, Giulia Carmignani, Sergio Castellitto y Bianca Cherici.

    Premios

    Premios David di Donatello de la Academia de Cine Italiano al Mejor Director, Mejor Montaje, Mejor Sonido y Mejor Actriz Protagonista (Stefania Sandrelli). Nominada en las categorías de Mejor Actor Protagonista (Stefano Accorsi), Mejor Actriz Protagonista (Giovanna Mezzogiorno), Mejor Película, Mejor Guión y Mejor Actor Secundario (Claudio Santamaria).Nominada al Premio Europeo del Cine a la Mejor Actriz (Stefania Sandrelli).
    Premio del Público del Festival de Cine de Sundance

    Sinopsis

    Ocho personajes entrecruzan sus vidas en una sucesión paralela de pasiones. Tienen distintas edades: Francesca (Martina Stella) tiene dieciocho años y se enamora de Carlo (Stefano Accorsi) que, como sus amigos Adriano (Giorgio Pasotti), Paolo (Claudio Santamaria), Alberto (Marco Cocci) y Marco (Marcello Daciano), tiene treinta años y que a su vez está a punto de casarse con Giulia (Giovanna Mezzogiorno), de veintisiete años, romántica e idealista. Anna (Stefania Sandrelli), la madre de Giulia, con cincuenta años y veintinueve de matrimonio a la espalda, tiene miedo de envejecer y de resignarse al hecho de que su juventud se ha acabado, para siempre. Esta mujer, en un momento de arrebato, abandonará su hogar y acudirá en busca de un viejo amor de juventud, el profesor Eugenio Bonetti (Sergio Castellito).

    Comentario

    Una película que habla del miedo a hacerse mayor; el miedo a hacerse mayor cuando se tienen treinta años y el miedo a envejecer cuando se tienen cincuenta. Todos los personajes cuyas historias se entrecruzan en la película tienen en común esta exigencia desesperada y adolescente, la exigencia de sentirnos ligeros, de liberarnos del peso de las obligaciones, de las convenciones que la sociedad, y también la edad, nos imponen. La película se compone de una serie de historias entrecruzadas de ocho diferentes personajes, de diferentes edades, relacionados entre sí, en torno al amor y a la falta de él. Por un lado un grupo de jóvenes treintañeros, que ya dejaron atrás la vida juvenil y que se incorporan al mundo de los adultos, en el que sus idealismos chocarán con la realidad. Ocho personajes entrecruzan sus vidas en una sucesión paralela de pasiones. Está también la madre de una de las chicas (espléndida Stefania Sandrelli), con cincuenta años y veintinueve de matrimonio a la espalda, que tiene miedo de envejecer y de resignarse al hecho de que su juventud se ha acabado para siempre. La película conoció un remake estadounidense de igual título.