EL TOPO (2011)

    9
    Titulo original: Tinker Tailor Soldier Spy
    Año: 2011
    País: Gran Bretaña – Francia - Alemania
    Duración: 127 min.
    Dirección: Tomas Alfredson
    Guión: Bridget O`Connor y Peter Straughan, basado en la novela homónima de John Le Carré
    Música: Alberto Iglesias. Temas musical "La mer", interpretado por Julio Iglesias.

    Intérpretes

    Gary Oldman, Colin Firth, Tom Hardy, John Hurt, Toby Jones, Mark Strong, Benedict Cumberbatch, Ciarán Hinds, David Dencik. Philip Martin Brown, Kathy Burke, Laura Carmichael, Imre Csuja, Oleg Dzhabrailov, Amanda Fairbank-Hynes, Stephen Graham, Stuart Graham, Konstantin Khabenskiy, Svetlana Khodchenkova, Jamie Thomas King, Tomasz Kowalski, Sarah Linda, Roger Lloyd-Pack, Simon McBurney, Christian McKay. Peter O`Connor, Alexandra Salafranca, Katrina Vasilieva, Roarke Alexander, Layla Amir, Pippa Andre, Nicholas Anscombe, Russell Balogh, Andy Callaghan, David Frost, Heidi Graham, Russell Honeywell, Denis Khoroshko, Clare Langford, John le Carré, Shaun Lucas, Lutz Michael, Patrick Moorhouse, Gino Picciano, Cera Rose Pickering, John Robinson, Nick Shaw, Mick Slaney, David Smith y Gary Swan.

    Premios

    Nominada a los Premios BAFTA de la Academia del Cine Briránico a la Mejor Película, al Mejor Director, al Mejor Guión Adaptado, al Mejor Actor (Gary Oldman), a la Mejor Banda Sonora, a la Mejor Película Inglesa, a la Mejor Fotografía, al Mejor Montaje, al Mejor Diseño de Producción, al Mejor Diseño de Vestuario y al Mejor Sonido. Nominada al Oscar al Mejor Guión Adaptado, al Mejor Actor Protagonista (Gary Oldman) y a la Mejor Banda Sonora.

    Sinopsis

    1973. Mientras la Guerra Fría sigue complicando las relaciones internacionales, el Servicio Secreto de Inteligencia británico (SIS), también conocido como MI6 y por su nombre en código, La Cúpula, hace todo lo posible por estar a la altura de los esfuerzos de espionaje de otros países y por mantener la seguridad en el Reino Unido. El jefe de la Cúpula, conocido como Control (John Hurt), envía personalmente al entregado agente Jim Prideaux (Mark Strong) a Hungría. Pero la misión de Jim se interrumpe de manera sangrienta, y Control es expulsado de la Cúpula junto con su lugarteniente, George Smiley (Gary Oldman), un sagaz espía profesional. Smiley, que se acaba de separar de su esposa, Ann (Katrina Vasilieva), es citado por el subsecretario de la Oficina del Gabinete, Oliver Lacon (Simon McBurney); al parecer, el gobierno quiere volver a contratar los servicios de Smiley como agente secreto, ante el temor de que la Cúpula esté siendo amenazado desde hace mucho tiempo por un agente doble, o topo, que trabaja para los soviéticos, poniendo en peligro a Inglaterra. Ayudado por el joven agente Peter Guillam (Benedict Cumberbatch), Smiley investiga las actividades pasadas y presentes de la Cúpula. Mientras intenta rastrear e identificar al topo, sobre Smiley se cierne la sombra del misterioso maestro ruso del espionaje Karla, con quien coincidió décadas antes. La búsqueda del topo apenas avanza hasta que Ricki Tarr (Tom Hardy), un inconformista agente de campo, se pone en contacto inesperadamente con Lacon. Durante una operación encubierta en Turquía, Ricki se ha enamorado de una mujer casada traicionada, Irina (Svetlana Khodchenkova), que afirma poseer información crucial. Por su parte, Smiley descubre que Control ha reducido la lista de sospechosos de ser el topo a cinco hombres: el ambicioso Percy Alleline (Toby Jones), al que ha apodado El Calderero; el elegante y suficiente Bill Haydon (Colin Firth), El Sastre; el eficaz Roy Bland (Ciarán Hinds), El Soldado; el solícito Toby Esterhase (David Dencik), El Pobre… y el propio Smiley. Pero antes de que la sorprendente verdad salga a la luz, el coste físico y emocional que este mortífero juego de espías internacional se cobrará en sus participantes irá en aumento…

    Comentario

    No es nada fácil trasladar el complejo mundo que John le Carré maneja en sus intrigas literarias y sin embargo el autor británico puede darse por satisfecho, ha tenido bastante fortuna en muchas de sus adaptaciones cinematográficas: una de las más brillantes, “El espía que surgió del frío”, a la que siguieron “Llamada para el muerto”, “El jardinero fiel”… y ahora “El topo”, una más que acertada versión de Tomas Alfredson. El realizador sueco ha sabido cumplir con solvencia los requisitos indispensables para que una historia de le Carré pasada por la pantalla siga manteniendo el sello le Carré que, a fin de cuentas, es el que mejor vende. Y el primero de esos requisitos es la sobriedad evidentemente, la contención en la puesta en escena, la moderación formal, hasta llegar a una aparente sencillez que ayuda a seguir y entender la trama sin echar mano de recursos extravagantes. Diríase, en definitiva, que “El topo” ha bebido disciplinadamente la fórmula sin un gesto ni un aspaviento de más. Y ha triunfado en el intento, siempre arriesgado, de digerir un relato sesudo y difícil. No, porque Alfredson haya renunciado a su propia inspiración, en absoluto, más bien al contrario, en “Déjame entrar” demostró lo bien que se le da la negrura y la introspección de sus personajes; y ahora evidencia otra vez que ha interiorizado el gélido ambiente de la guerra fría, ese que tenemos en la cabeza el común de los mortales y, con el espíritu meticuloso que le caracteriza y con un toque de superior madurez también, traslada el inquietante baile de los agentes dobles de forma admirable. Claro que con ese reparto espectacular (Oldman borda un excelente Smiley) no se le resiste el envite. Para ver y hasta repetir.