EL TERROR DE LAS CHICAS (1961)

    Titulo original: The ladie`s man
    Año: 1961
    País: EE.UU.
    Duración: 106 min.
    Dirección: Jerry Lewis
    Guión: Jerry Lewis y Bill Richmond.
    Música: Walter Scharf. Temas musicales: “Don`t Go To Paris”; “He Doesn`t Know”; “Ladies Man”; y “Bang Tail”.

    Intérpretes

    Jerry Lewis, Helen Traubel, Pat Stanley, Kathleen Freeman, Hope Holiday, Lynn Ross, Gretchen Houser, Lillian Briggs, Mary LaRoche, Madlyn Rhue, Alex Gerry, Jack Kruschen, Vicki Benet, Dee Arlen, Francesca Bellini, Patricia Blair, Bonnie Evans, Jacqueline Fontaine, Gloria Jean, Karyn Kupcinet, Sylvia Lewis, Daria Massey, Ann McCrea, Caroline Richter, Sheila Rogers, Joan Staley, George Raft, Harry James, Marty Ingels, Buddy Lester, Jack LaLanne, Westbrook Van Voorhis, Roscoe Ates, Doodles Weaver, Marianne Gaba, Paula Lane, Shary Layne, Mary LeBow, Nancy Root, Kay Tapscott, Patty Thomas, Gloria Tracy, Meri Welles, Beverly Wills, Art Aragon, Roger Bacon, Dick Bernie, James Bradley, Don Brodie, Sue Casey, Charles Cirillo, Ira Cook, Dolores Erickson, Fritz Feld, Mickey Finn, Jack Fisher, Jerry Gordet, Bob Harvey, Bob Hopkins, John Indrisano, Maurice Kelly, Kenner G. Kemp, June Kenney, Abe Lax, David Lipp, Kenneth MacDonald, Victor Masi, Del Moore, Faye Michael Nuell, Patricia Olson, Kathy Potter, Peter Potter, Deon Robb, Cecile Rogers, Michael Ross, Michael Tomack, Darlene Tompkins, William Wellman Jr. y Dave Willock.

    Sinopsis

    La vida de Herbert H. Herbert (Jerry Lewis) es una continua crisis desde que descubre, inmediatamente después de recibir su título de graduación en la universidad de Milltown, que su novia de la infancia y ya casi su prometida, le ha dejado por otro muchacho. Ante semejante acción se siente tan desilusionado y tan herido en su amor propio que decide abandonar la ciudad, buscarse un empleo y huir de las mujeres, mostrando su hostilidad a cuantas encuentra en su camino, prometiéndose ser un sempiterno solterón. Tras algunas incidencias con antagonistas femeninas, Herbie consigue encontrar un empleo como botones y chico para todo en un hotel –residencia de Hollywood, cuya propietaria es una maternal señora, antigua cantante, llamada Helen Welenmelon (Helen Traubel). Cuando más tarde Herbie se entera que todas las inquilinas del hotel son señoritas, treinta en total, intenta huir de allí, pero Helen, y sobre todo Kathy (Kathleen Freeman), la cocinera, le persuaden de que se quede y hasta consiguen que, venciendo su timidez y su odio al sexo opuesto, hable, conviva y sirva a las inquilinas. La mayoría de ellas piensa que Herbie es bueno y listo, pero que no anda bien de la cabeza, con excepción de Fay (Pat Stanley), una futura actriz que demuestra un real y sincero interés por él. Con motivo del cumpleaños de la señora Welenmelon, un equipo de televisión hace una emisión especial haciendo hincapié en que la dueña ha creado en su casa una auténtica residencia para muchachas que aspiran a ser actrices, bailarinas o cantantes. Durante la grabación del programa Herbert interpreta con algunas chicas números artísticos verdaderamente sensacionales. La vida se ha ido normalizando en la residencia, pero muchas de las muchachas tratan a Herbert como si no les importase nada, enviándole de sitio en sitio, casi sin considerarle, salvo Fay, como un ser humano. Herbie decide entonces dejar el trabajo y marcharse a otro sitio. Pero Fay y las otras chicas, que se han dado cuenta de sus intenciones, se lo impiden, haciéndole creer que, en efecto, le necesitan de verdad, no como chico de los recados sino como persona. Herbert decide quedarse, ya que se ha enamorado de Fay, y ante el júbilo y el cariño que le expresan todas las chicas allí alojadas, reanuda sus actividades en el hotel residencia de la señora Welenmelon.

    Comentario

    Brillante comedia de enredo. El divertido cameo de George Raft y la hilarante hiperactividad desplegada por Lewis en este segundo largometraje como director, han situado a este filme entre lo más interesante de su peripecia cómica. Aquí la acción se sitúa en un hotel habitado por jóvenes aspirantes a estrellas, donde el protagonista, en vías de convertirse en un misógino tras ser abandonado por su novia, acaba por caer en las redes de las atractivas inquilinas. El gigantesco estudio en el que se rodó atrae buena parte del protagonismo. Una divertidísima película impregnada de un humor tan inteligente como en ocasiones decididamente surrealista, magnífica realización de Jerry Lewis que denota un afinadísimo sentido del timing para construir gags con suma precisión, en especial los gags visuales y sonoros que encierran unas escenas placenteramente hilarantes.