EL SIRVIENTE (1963)

    16
    Titulo original: The Servant
    Año: 1963
    País: gran Bretaña
    Duración: 112 min.
    Dirección: Joseph Losey
    Guión: Harold Pinter, basado en la novela "The Servant" de Robin Maugham
    Música: John Dankworth Temas musicales: "All Gone", interpretado por Cleo Laine

    Intérpretes

    Dirk Bogarde, Sarah Miles, Wendy Craig, James Fox, Catherine Lacey, Richard Vernon, Ann Firbank, Doris Nolan, Patrick Magee, Jill Melford, Alun Owen, Harold Pinter, Derek Tansley, Brian Phelan, Hazel Terry, Philippa Hare, Dorothy Bromiley, Alison Seebohm, Chris Williams, Gerry Duggan, John Dankworth, Harriet Devine, Davy Graham, Aileen Lewis, Colette Martin, Joanna Wake y Bruce Wells.

    Premios

    Seleccionada para la competición del Festival Internacional de Cine de Venecia. Premio Bafta de la Academia de Cine Británico al Mejor Actor (Dick Bogarde), a la Mejor Fotografía y al Mejor Actor Revelación (James Fox).
    Nominada al Bafta a la Mejor Actriz (Sarah Miles), a la Mejor Película Británica, al Mejor Guion, a la Mejor Película basada en otra fuente y a la Mejor Actriz Revelación (Wendy Craig)

    Sinopsis

    Tony (James Fox), un londinense de fortuna, contrata a Hugo Barret (Dirk Bogarde) como su criado. Al comienzo, Barret parece tomar con tranquilidad su nuevo trabajo, y él y Tony forman un vínculo tranquilo, manteniendo ambos su posición social. Sin embargo, el vínculo comienza a cambiar con la aparición de Susan (Wendy Craig), la emocionalmente forzada novia de Tony, que sospecha de Barret y aborrece todo que él implica. Barret presenta a Vera (Sarah Miles), de quien dice es su hermana, para optar a un trabajo como criada del dueño de casa, pero resulta que en realidad Vera es su amante. Cuando Tony descubre la relación, echa de casa a los dos. Se queda solo, abandonado también por Susan, y la soledad le sume en una profunda depresión. Un fortuito encuentro con Barret hace que Tony le tome de nuevo a su servicio. Ambos comienzan un juego perverso de maquinaciones, que poco a poco van transformando sus papeles de una manera tan sutil como perversa, hasta reemplazar de hecho los de Tony y Susan. Barret ejerce como dueño de la casa y como tal maltrata a Tony. Este, totalmente dominado por su sirviente, camina por la mansión como un demente,inclinándose lentamente hacia la más completa abyección.

    Comentario

    Con un guión de Harold Pinter (a partir de una novela de Robin Maugham que durante años había fascinado a Joseph Losey, que roza la perfección y que sería merecedor de un profundo análisis frase por frase, cuenta con una aniquilante economía del diálogo característica de este autor y con unos silencios que abruman por igual, logrando una crónica salvaje de destrucción de la voluntad de un hombre a manos de otro, y un retrato de la decandencia de la clase alta británica en los 60. Losey filma la mansión en la que se desarrolla la acción detalladamente, con predilección por los encuadres inclinados y los espejos deformados para reflejar la corrupción moral y el universo decadente donde se mueven los personajes. Esta película fue la primera colaboración del guionista y luego premio Nobel de Literatura, Harold Pinter, y uno de los grandes trabajos de Dirk Bogarde, actor emblemático de la carrera de Losey, represaliado por la Caza de Brujas de Hollywood, e instalado en Inglaterra desde 1951.