EL SABOR DE LAS CEREZAS

    83
    Titulo original: Ta'm e guilass / A Taste of Cherry / Le goût de la cerise
    Año: 1997
    País: Irán – Francia
    Duración: 95 min.
    Dirección: Abbas Kiarostami
    Guión: Abbas Kiarostami.
    Música: Popular iraní.

    Intérpretes

    Homayon Ershadi, Abdolrahman Bagheri, Afshin Khorshid Bakhtiari, Safar Ali Moradi, Mir Hossein Noori yAhmad Ansari.

    Sinopsis

    Badii da vueltas en su coche buscando a alguien, no importa quién, que sea testigo de su propia muerte y que acepte enterrarlo cuando se haya suicidado. En el tiempo que dura esa búsqueda, se va encontrando con individuos que le recuerdan instintos, sentimientos, placeres y convicciones que él ha vivido hasta ahora y por los que, tal vez, debería seguir adelante. Así, se encontrará con un obrero, un guardia de seguridad, un soldado que es tan tímido que apenas alcanza a balbucear una respuesta negativa, tras la que pueden intuirse toscos dogmas morales. Un religioso que se escuda en su fe (quitar la vida, dice, es exclusiva facultad divina. Pero luce inmensamente más esclarecido que el soldado, y empieza a hablar desde la filosofía). También un taxidermista y empleado del museo de historia natural, Bagheri, que trata de convencerlo diciéndole: Yo una vez también había salido a matarme y regresé a mi casa con cerezas, y que luego le suelta largos y floridos párrafos que el suicida nunca atina a refutar, negando la decisión de Badii, que reflexionará acerca de todo a lo que renunciará si consigue finalmente ejecutar su plan. Cada uno de los candidatos a enterrador termina siendo un peldaño en la escalera ascendente que llevará a Badii hacia su verdad.

    Comentario

    Dirigida, escrita, montada y producida por el iraní Abbas Kiarostami, El sabor de las cerezas, que aborda el tema del suicidio, contrario a la ley islámica, obtuvo la Palma de Oro en Cannes. La historia gira en torno a un hombre que quiere suicidarse y necesita a alguien que le ayude en su objetivo. En el tiempo que dura esa búsqueda, se encontrará con diversos personajes como un obrero, un soldado, un seminarista musulmán y un empleado del museo de historia natural, a los que pedirá ayuda. A través de ellos, revivirá instintos, sentimientos, placeres, convicciones... por las que él ha vivido hasta ahora y por las que, tal vez, debería seguir adelante. El sabor de las cerezas, es un ejercicio de cine puro, mucho menos sencillo y transparente de lo que parece, en el que se susurra la trascendencia de la vida humana y el misterio de la libertad. Para salvar la película de la censura, luego de que el espectador lo creía muerto, el protagonista aparece caminando y entonces el espectador tiene que reconstruir lo que ha visto.