EL RUMOR DE LA ARENA: HISTORIAS DEL SAHARA OCCIDENTAL

    9
    Titulo original: El rumor de la arena: Historias del Sahara Occidental
    Año: 2008
    País: España
    Dirección: Jesús Prieto y Daniel Iriarte
    Guión: Jesús Prieto y Daniel Iriarte
    Música: Diego Valbuena

    Intérpretes

    Josep Piqué, Gaspar Llamazares, Mohamed Abdelaziz, Javier Reverte, Tomás Bárbulo, Alí Lmrabet

    Sinopsis

    Tindouf, campo de refugiados de Awserd. Fatma lleva 30 años sin ver a su hermano, del que se separó tras la invasión marroquí en el Sáhara Occidental. Ahora, él va a venir por unos días en un vuelo de Naciones Unidas. Mientras Fatma y sus parientes se preparan para recibirle, nos explican cómo es su vida en el peor rincón del desierto argelino. Entretanto, los activistas de derechos humanos en el propio Sáhara sufren la persecución de las autoridades marroquíes. Protagonistas y especialistas en el tema exponen sus teorías para lograr una solución justa a este conflicto que se extienda ya demasiado en el tiempo.

    Comentario

    Un documental independiente de bajo presupuesto de la productora Atila Films, creada expresamente para este proyecto. Rodada en tres localizaciones distintas (España, el Sáhara Occidental y los campamentos de Tindouf) a lo largo de dos años, la película es fruto del empeño personal de cuatro personas: el estudiante de cinematografía Jesús Prieto, el fotógrafo Daniel Iriarte, el periodista Enrique Andrés y el músico Diego Valbuena. Ninguno supera los veintiséis años, y exceptuando las colaboraciones puntuales de otras personas, se han ocupado de todo el trabajo: Prieto e Iriarte han escrito y dirigido la película, amén de ejercer de operadores de cámara. Asimismo, Prieto ha realizado las tareas de montaje, e Iriarte y Andrés han dirigido las entrevistas. Valbuena, además de componer la música, se ha encargado del registro y tratamiento del sonido. La producción ha sido una tarea colectiva, en un proyecto en el que la financiación era peligrosamente escasa: la película ha costado poco más de 3000 euros, salidos –no sin apuros- de los bolsillos del equipo.