EL ROLLS ROYCE AMARILLO

    20
    Titulo original: The Yellow Rolls-Royce
    Año: 1964
    País: Gran Bretaña
    Duración: 122 min.
    Dirección: Anthony Asquith
    Guión: Terence Rattigan
    Música: Riz Ortolani. Tema musical: "Forget Domani", interpretado por Katina Ranieri

    Intérpretes

    Ingrid Bergman, Rex Harrison, Shirley MacLaine, Jeanne Moreau, George C. Scott, Omar Sharif, Alain Delon, Art Carney, Joyce Grenfell, Edmund Purdom, Michael Hordern, Lance Percival, Roland Culver, Moira Lister, Harold Scott, Richard Pearson, Isa Miranda, Grégoire Aslan, Riccardo Garrone, Wally Cox, Carlo Croccolo, Guy Deghy, Martin Miller, Reginald Beckwith, Jacques B. Brunius, Jonathan Cecil, Tom Gill, Dermot Kelly, Andreas Malandrinos, Robert Nichols y Richard Vernon.

    Premios

    Nominada al Premio BAFTA de la Academia de Cine Británico a la Mejor Fotografía en Color y al Mejor Diseño de Vestuario. Globo de Oro a la Mejor Canción (“Forget Domani”). Nominada al Globo de Oro a la Mejor Música.

    Sinopsis

    Un lujoso Rolls Royce Phantom II de color amarillo va pasando por las manos de los conductores más extraños y pintorescos, y vive las historias, ambientadas hacia finales de los años veinte, que les suceden a sus sucesivos dueños, todos ellos orgullosos de poseer el elegante vehículo. Los propietarios son: el marqués de Frinton (Rex Harrison) un aristócrata inglés engañado por su esposa francesa la marquesa (Jeanne Moreau), Paolo Maltese (George C. Scott), un gánster de Chicago con su prometida Mae Jenkinkis (Shirley McLaine) de vacaciones por Italia y una valerosa millonaria americana llamada Gerda Millett (Ingrid Bergman). Todos ellos vivirán diferentes episodios de desamor.

    Comentario

    Con guión del dramaturgo Terence Rattingan, es una película de episodios con un lujoso Rolls Royce amarillo, que va pasando de mano en mano, como nexo de unión entre ellos. Fue la última película dirigida por el británico Anthony Asquith (“Pigmalión”, “La importancia de llamarse Ernesto”, “Hotel internacional”), un elegante y sofisticado director, que siempre supo poner su marca de fábrica en comedias. La película contó con una inolvidable banda sonora de Riz Ortolani que dio la vuelta al mundo.