EL REY Y YO (1956)

    Titulo original: The King and I
    Año: 1956
    País: EE.UU.
    Duración: 133 min.
    Dirección: Walter Lang
    Guión: Ernest Lehman, basado en la obra musical de Oscar Hammerstein II, inspirada en la novela de Margaret Landon Anna and the King of Siam.
    Música: Richard Rodgers. Temas musicales: I Whistle A Happy Tune, interpretado por Marni Nixon y Rex Thompson, The March of the Siamese Children, Hello, Young Lovers, interpretado por Marni Nixon, A Puzzlement, interpretado por Yul Brynner, Getting To Know You, interpretado por Marni Nixon, We Kiss in a Shadow, interpretado por Reuben Fuentes y Leona Gordon, Something Wonderful, interpretado por Terry Saunders, Act I Finale, interpretado por Yul Brynner, The Small House of Uncle Thomas, Song of the King, interpretado por Yul Brynner, Shall We Dance, interpretado por Marni Nixon y Yul Brynner y bailado por Deborah Kerr y Yul Brynner y Finale Ultimo: Something Wonderful.

    Intérpretes

    Deborah Kerr, Yul Brynner, Rita Moreno, Martin Benson, Terry Saunders, Rex Thompson, Carlos Rivas, Patrick Adiarte, Alan Mowbray, Geoffrey Toone, Robert Banas, Dennis Bonilla, Thomas Bonilla, Gemze De Lappe, Reuben Fuentes, Charles Irwin, Michiko Iseri, Irene James, Marion Jim, Fuji Levi, Weaver Levy, Jocelyn Lew, Eddie Luke y Stephanie Pond-Smith.

    Sinopsis

    Siam año 1862. Anna Leonowens (Deborah Kerr), joven viuda inglesa, y su hijo Louis (Rex Thompson), llegan a Bangkok, donde Ana deberá asumir las funciones de institutriz de los hijos del rey de Siam (Yul Brynner). Al descender del barco en el que han hecho el viaje, Anna y Louis son recibidos por el primer ministro, Kralahome (Martin Benson), de aspecto terrorífico, con su torso desnudo y sus ojos crueles. Llegan a palacio fuera de audiencia, cuando el rey acoge al joven Lun Tha (Carlos Rivas), portador por encargo del príncipe de Burna, de un regalo suntuoso, en la persona de una joven esclava, Tuptim (Rita Moreno), locamente enamorada de su acompañante. Anna, olvidando el protocolo, avanza hacia el rey. Éste, entre enfadado y divertido, explica a Anna que ella ha venido a formar parte de un vasto plan de educación del pueblo siamés, y la introduce en su harem, presentándole a sus esposas, una de las cuales, Lady Thiang (Terry Saunders), conoce algunas palabras inglesas. Cuando se da cuenta de que Tuptin se expresa de manera bastante correecta en inglés, el rey decide que Anna cuide de la educación de sus esposas al mismo tiempo que la de sus hijos, que son presentados a su institutriz. En total son 30, todos ellos encantadores, y Anna, pese a su repugnancia por la cantidad de esposas del rey, acepta el empleo. El primer ministro está descontento de las enseñanzas de Anna que, según su parecer, corrompe al príncipe Chulalongkorn (Patrick Adiarte), el heredero, reprochándole igualmente las entrevistas secretas de Tuptim y Lun Tha, que ella favorece. Sin embargo, la crisis que parecía inminente queda desvanecida por una noticia que siembra el pánico en el palacio. En efecto, el rey, informado de que los ingleses le tienen por bárbaro, decide ofrecer un gran banquete al embajador de Gran Bretaña, Sir John Hay (Alan Mowbray).

    Comentario

    Un remake de Ana y el rey de Siam, dirigida por John Cromwell en 1946, y que protagonizó Irene Dunne, en clave musical, con protagonismo ahora de una estupenda Deborah Kerr. Una institutriz inglesa llega a Thailandia para hacerse cargo de la educación de los hijos del monarca, un hombre de costumbres anticuadas y muy severo, atraído por la recién llegada. La película se apoya en la banda sonora de Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II, que es muy brillante. El director Walter Lang, que siempre se movió muy a gusto por cine musical, pone pasión y encanto en los números musicales. La historia ha conocido en los últimos años dos nuevas versiones, una de animación y otra protagonizada por la actriz Jodie Foster.