EL RALLY DE MONTECARLO Y TODA SU ZARABANDA DE ANTAÑO

    76
    Titulo original: Monte Carlo or Bust (Those Daring Young Men in Their Jauntry Jalopies
    Año: 1969
    País: EE.UU.
    Duración: 120 min.
    Dirección: Ken Annakin
    Guión: Ken Annakin y Jack Davies.
    Música: Ron Goodwin.

    Intérpretes

    Bourvil, Lando Buzzanca, Peter Cook, Tony Curtis, Mireille Darc, Marie Dubois, Gert Fröbe, Susan Hampshire, Jack Hawkins, Nicoletta Machiavelli, Dudley Moore, Per Schmidt, Eric Sykes, Terry Thomas, Jacques Duby, Hattie Jacques, Derren Nesbitt, Nicholas Phipps, William Rushton, Michael Trubshawe, Richard Wattis y Walter Williams.

    Sinopsis

    La acción se desarrolla en los años 20, cuando el Rally de Montecarlo era una carrera destinada a que los románticos deportistas de la época demostraran sus habilidades con el volante. Desde diversos puntos de Europa, los participantes y sus vehículos inician su marcha hacia la capital de Mónaco. Todos los participantes tienen como meta, además de ganar el Rally, lograr una satisfacción. En algunos casos se trata de una apuesta fabulosa, en otros se pretende comprobar los beneficios de algunos inventos prácticos para automóviles; a veces se trata, sencillamente, de atravesar fronteras con importantes joyas en forma de contrabando deportivo. No está ajena a la carrera, la chifladura de los agentes municipales italianos que invierten un premio ganado en la lotería en un magnífico Lancia con el que pretenden alcanzar la gloria en la competición. La carrera se inicia y las peripecias se van sucediendo. Como todos quieren ganar, no todos juegan limpio y hay que estar atento a las trampas de los competidores y al peligro que supone corre por carreteras heladas. Al final, unos consiguen el amor, otros la gloria y algunos van a la cárcel.

    Comentario

    Película surgida a las sombras de La carrera del siglo, dirigida por Blake Edwards en 1965 y de Aquellos chalados en sus locos cacharros, que el propio Ken Annakin, un director que siempre da a sus películas un acabado brillante, rodó también en 1965. La película reconstruye con humor una de las carreras automovilísticas de los años 20, cuando aquellos rallyes tenían una componente romántica por encima de la puramente deportiva. Utilizando los tópicos en beneficio del humor del filme (los automovilistas llegan desde diversos puntos de Europa, con las peculiaridades de cada país que atraviesan), y con un reparto internacional, Annakin crea una película que combina emoción, intriga y romanticismo, todo ello con un humor lleno de gags hilarantes que homenajean al slaptick del cine mudo americano.