EL QUINTETO DE LA MUERTE (1955)

    136
    Titulo original: The Ladykillers
    Año: 1955
    Fecha de estreno en España: 05-02-1957
    País: Gran Bretaña
    Duración: 97 min.
    Dirección: Alexander MacKendrick
    Guión: William Rose.
    Música:

    Tristan Cary.
    Temas musicales: «Minuetto», de Luigi Boccherini, interpretado por la Orquesta Sinfónica de Londres.


    Intérpretes

    Alec Guinness, Peter Sellers, Cecil Parker, Herbert Lom, Danny Green, Katie Johnson, Jack Warner, Philips Stainton, Frankie Howerd, Madge Brindley, Hélène Burls, Kenneth Connor, Michael Corcoran, Harold Goodwin, Fred Griffiths, Lucy Griffiths, Phoebe Hodgson, Stratford Johns, Evelyn Kerry, Sam Kydd, Edie Martin y Jack Melford.

    Premios

    Premios Oscar: Nominada al Oscar al Mejor Guión Original.
    Premios Bafta de la Academia de Cine Británico: Bafta a la Mejor Actriz (Katie Johnson) y al Mejor Guión. Nominada al Bafta en la categoría de Mejor Película.


    Sinopsis

    La octogenaria señora Margaret Wilberforce (Katie Johnson) es viuda de un oficial de marina y vive sola con un loro en una casita junto al ferrocarril en Londres. Periódicamente acude a la comisaría de su barrio donde cuenta extrañas historias de asesinatos, surgidas de su imaginación. El sargento MacDonald (Philips Stainton) de la comisaría, no la hace el menor caso, convencido de que la anciana tiene perturbadas sus facultades mentales, despachándola siempre con muy buenas maneras. La anciana señora tiene en alquiler las habitaciones superiores de la casa y un buen día, un misterioso sujeto, el profesor Marcus (Alec Guinness) alquila las dos habitaciones comentando que la va a utilizar para ensayar con sus amigos músicos, Louis Mr. Harvey (Herbert Lom), Harry Mr. Robinson (Peter Sellers), One-Round Mr. Lawson (Danny Green) y Claude, el Mayor Courtney (Cecil Parker), con los que ha formado un quinteto musical. En realidad los cinco sujetos planean robar un furgón blindado, utilizando su escondite, próximo a la estación, para esconderse. Durante largas horas, mientras ponen en marcha un tocadiscos para hacer creer a la dueña de la casa que están ensayando, los cinco se dedican a preparar minuciosamente el robo. Todo parece funcionar a la perfección, pero hay algo que exaspera cada vez más a los bandidos, la presencia de la señora Margaret, inaguantable por sus frecuentes distracciones y olvidos y, especialmente, por la maternal dulzura con que trata a quienes cree que son unos excelentes músicos. Si la soportan es tan solo porque Marcus la necesita para utilizarla para que retire de la estación el baúl con el dinero robado que habrán escondido en la consigna. El atraco se lleva a cabo y la señora Wilberforce retira de la consigna el enorme baúl de los músicos, sin sospechar que en él va el dinero robado del furgón. Sin embargo, ya en su casa y ante los músicos, el baúl se abre mostrando su contenido. El primer impulso de los ladrones es huir, pero comprenden que la anciana los denunciará a la policía e inmediata

    Comentario

    Uno de los grandes clásicos del humor británico, un prodigio del humor negro cuyo guión funciona como un perfecto mecanismo de relojería. Alexander MacKendrick rescató temporalmente del teatro a Katie Johnson para dar vida a la anciana y entrometida señora Wlberforce. La actriz, que fallecería dos años después del rodaje, a los 79 años, estuvo rodeada de un elenco excepcional con un Alec Guinness inquietante y sombrío, un jovencísimo Peter Sellers, Herbert Lom, Danny Green, un bruto con corazón de oro y Cecil Parker, eterno secundario de los estudios Ealing, que acabaron siendo vendidos a la BBC para realizar en ellos (otro detalle de humor negro), programas de televisión.