EL PERAL SALVAJE (2018)

    18
    Titulo original: Ahlat Agaci
    Año: 2018
    País: Turquía – Macedonia – Francia – Alemania – Bosnia Herzegovina – Bulgaria – Suecia
    Duración: 188 min.
    Dirección: Nuri Bilge Ceylan
    Guión: Nuri Bilge Ceylan, Akin Aksu y Ebru Ceylan
    Música: Temas musicales: “Passacaglia and Fugue in C minor, BWV 582”, de Johann Sebastian Bach, interpretado por Leopold Stokowski

    Intérpretes

    Dogu Demirkol, Murat Cemcir, Bennu Yildirimlar, Hazar Ergüçlü, Serkan Keskin , Tamer Levent, Öner Erkan, Ahmet Rifat Sungar, Akin Aksu, Kubilay Tunçer, Ercüment Balakoglu, Kadir Çermik, Özay Fecht, Sencar Sagdic y Asena Keskinci.

    Premios

    Seleccionada para la Sección Oficial a concurso del Festival Internacional de Cine de Cannes.

    Sinopsis

    Sinan (Dogu Demirkol) es un apasionado de la lectura y siempre ha deseado ser escritor. De regreso al pueblo donde nació en Turquía, tras su paso por la universidad, hace un esfuerzo enorme para reunir bastante dinero y publicar la novela que ha escrito, pero enseguida se siente abrumado por los problemas y las deudas que ha acumulado su padre Idris (Murat Cemcir) y se siente atrapado por ellas. Sinan habla con su padre sobre asuntos como la posibilidad de cambio en las personas, el conflicto entre lo viejo y lo nuevo, el sentido del arte y la religión en la Turquía actual y la dificultad para afrontar nuestra propia insignificancia en el universo.

    Comentario

    El prestigioso director turco Nuri Bilge Ceylan (“Sueño de invierno”, “Tres monos”, "Érase una vez en Anatolia") firma esta larga y lenta historia en tres tiempos, apoyada en unos intensos diálogos, una brillante fotografía y unas escenas, sobre todo las finales, completamente deslumbrantes. Ceylan pone su atención en la relación padre/hijo, concretamente desde la perspectiva del hijo, el escritor y aspirante a profesor, que tiene más en común con su progenitor de lo que le gustaría creer. Esta película cuenta la historia de un joven que siente, con algo de vergüenza, que es único, aunque no sea capaz de reconocerlo.