EL PASTOR DE LAS COLINAS / EL GUARDIÁN DE LAS COLINAS (1941)

    146
    Titulo original: The Shepherd of The Hills
    Año: 1941
    País: EE.UU.
    Duración: 98 min.
    Dirección: Henry Hathaway
    Guión: Grover Jones y Stuart Anthony, basado en una novela de Harold Bell Wright.
    Música: Gerard Carbonara Temas musicales: “There’s a Happy Hunting Ground”; y “Wiegenlied”, de Johannes Brahms.

    Intérpretes

    John Wayne, Betty Field, Harry Carey, Beulah Bondi, James Barton, Samuel S. Hinds, Marjorie Main, Ward Bond, Marc Lawrence, John Qualen, Fuzzy Knight, Tom Fadden, Olin Howland, Dorothy Adams, Virita Campbell, Fern Emmett, Douglas Deems, C.E. Anderson, Hank Bell, Henry Brandon, Nora Bush, Jim Corey, William Haade, John Harmon, Selmer Jackson, Carl Knowles, Bob Kortman, Ann Kunde, Charles Middleton y Glen Walters.

    Sinopsis

    Un forastero llamado Daniel Howitt (Harry Carey), se establece en un pueblo de las montañas de Ozark. Allí el joven Matt (John Wayne), un impulsivo montañero, desea matar al hombre que destrozó la vida de su madre y colocó una nube sobre él mismo desde su nacimiento, su propio padre. Su deseo de lavar con sangre la desgracia familiar es lo que impide que Sammy Lane (Betty Field), la joven enamorada de él, se case con ella. El joven Matt tiene noticias su padre es Daniel, el extraño hombre llamado por los montañeros “el pastor de las colinas”, debido a las múltiples ayudas que les ha prestado. El pastor, para aclarar la situación y permitir que su hijo viva feliz, decide mantener una entrevista con él.

    Comentario

    Henry Hathaway no dudó nunca en regresar a un lugar cinematográfico que le hubiera servido bien en el pasado. Un buen ejemplo es este drama que casi podría ser considerado como una secuela (al menos en espíritu) de su “El camino del pino solitario”. John Wayne, que tres décadas después lograría un Oscar en otra película dirigida por Henry Hathaway, afrontó aquí su papel más complejo hasta aquel momento. Quizás el actor se vio espoleado por sus compañeros de reparto, los veteranos de la escena de Nueva York Betty Field, James Barton y Marc Lawrence, y otro clásico del cine del Oeste como Harry Carey. En resumen, un cuidado estudio de personajes que funciona como un reloj gracias al trabajo de sus actores.