EL OTRO LADO DEL ESPEJO EN LA GUERRA SECRETA DE NICARAGUA

    14
    Titulo original: El otro lado del espejo en la guerra secreta de Nicaragua
    Año: 2009
    País: España
    Duración: 80 min.
    Dirección: Ángel Amigo
    Guión: Ángel Amigo, con la colaboración de Manuel Pérez Paredes
    Música: Álvaro Fernández Gaviria

    Intérpretes

    Lenín Cerna, Fabián Escalante, Nikolái Leonor, Juan José Úbeda, Edén Pastora, Boris Kolomiakov y Vicente Chávez

    Sinopsis

    A finales de los años setenta, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), derrocó en Nicaragua al dictador Anastasio Somoza. De ideología marxista-leninista, surgieron al amparo de la Revolución Cubana con el objetivo de devolver la democracia al pueblo nicaragüense, tras más de cincuenta años de férrea dictadura militar Sin embargo, en los años 80, Nicaragua se convirtió en uno de los ejes de conflicto entre la URSS y los Estados Unidos, en los últimos estertores de la Guerra Fría. A partir del relato de la Guerra de Nicaragua de los años ochenta, el último director de información y análisis del KGB, Nikolái Leonov; el general de inteligencia cubano, Fabián Escalante; y el jefe de inteligencia sandinista, Lenín Cerna, explican en «El otro lado del espejo en la guerra secreta de Nicaragua» el papel que jugaron en las operaciones, las actividades secretas y los efectos de la crisis de la URSS en el conflicto, junto a otros testimonios como el de Edén Pastora, Boris Kolomiakov, Juan José Úbeda y Vicente Chávez.

    Comentario

    El productor y escritor Ángel Ámigo ("La fuga de Segovia", "El sol del membrillo") nos aproxima a los interiores desconocidos del conflicto entre la Unión Soviética y los Estados Unidos en la Nicaragua de los 80, los movimientos y operaciones en la sombra de sus servicios de inteligencia, la última batalla entre el capitalismo y el socialismo antes de la caída del muro en este país centroamericano convulso. El documental incide en las operaciones clandestinas del Frente Sandinista de Liberación Nacional, de los servicios de inteligencia soviéticos y cubanos para contrarrestar las actividades de espionaje de la CIA mientras el pueblo nicaragüense se jugaba su futuro.