EL NIÑO (2014)

    Titulo original: El Niño
    Año: 2014
    País: España - Francia
    Duración: 136 min.
    Dirección: Daniel Monzón
    Guión: Daniel Monzón y Jorge Guerricaechevarría
    Música: Roque Baños. Tema musical: "Niño sin miedo", interpretado por India Martínez.

    Intérpretes

    Luis Tosar, Sergi López, Bárbara Lennie, Ian McShane, Moussa Maaskri, Jesús Castro, Eduard Fernández, Mario de la Rosa, Jesús Carroza, Mariam Bachir, Ales Furundarena, Saed Chatiby, Luka Peros, Abel Mora, José Manuel Poga, Khaled Kouka, Somaya Taoufiki, Chico García, Juan Motilla, Inma Pérez, Elías Pelayo, Juan Carlos Villanueva, Mohamed Hilat, Oti Manzano, Daniel Morilla, María García, Apll Abbassi, Chema del Barco, Abdelghani Hraira, Fouad Mazroua, Nizar El Akel, Antonio Gómiz, Monai Saou Ahmed, Abdel Saou Arraiss, Simón Ferrero, José Tomás Caballero, Yassin Felbus, Rafael Puerto, Bouzekri El Gattaoui, Jawad Sakhi y Juan Francisco Rodríguez.

    Premios

    Goya al Mejor Sonido, a la Mejor Canción Original (“Niño sin miedo”), a los Mejores Efectos Especiales y a la Mejor Dirección de Producción. Nominada al Goya a la Mejor Película, al Mejor Director, a la Mejor Actriz de Reparto (Bárbara Lennie), al Mejor Actor de Reparto (Eduard Fernández), al Mejor Actor Revelación (Jesús Castro), al Mejor Montaje, al Mejor Diseño de Vestuario, al Mejor Guión Original, a la Mejor Fotografía, a la Mejor Música Original, a la Mejor Dirección Artística, y al Mejor Maquillaje y Peluquería. Nominada a las Medallas del Círculo de Escritores Cinematográficos a la Mejor Película, al Mejor Director, a la Mejor Actriz Secundaria (Bárbara Lennie), al Mejor Actor Secundario (Jesús Carroza), a la Mejor Fotografía, al Mejor Montaje, al Mejor Guión Original, al Mejor Actor Revelación (Jesús Castro) y a la Mejor Música.

    Sinopsis

    Cuando aparecen colgados boca abajo una serie de cuerpos a los que se les ha cortado la cabeza, a la brigada que lucha contra el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar, no le cabe ninguna duda: los narcotraficantes que traían hachís desde Marruecos han evolucionado. Ahora son mafias muy peligrosas que trafican con cocaína. La cinta sigue por un lado los pasos de dos jóvenes, El Niño (Jesús Castro) y El Compi (Jesús Carroza), educados en la cultura del contrabando, sin miedo a iniciarse en el mundo del narcotráfico y con la intención de montar su propio negocio. Ambos han encontrado en el Estrecho un lugar perfecto para alcanzar la gloria desafiando al mar y al viento con sus veloces motos de agua. Riesgo, adrenalina, dinero y éxito al alcance de cualquiera capaz de atravesar la distancia que separa Europa de África en una lancha cargada de hachís, sorteando el acecho de patrulleras y helicópteros de la policía. Gibraltar es la frontera sur de Europa. Y en Tánger cuentan con la colaboración de Rachid (Moussa Maaskri), que ha decidido independizarse de sus jefes grandes capos del narcotráfico para establecerse por su cuenta. Dos continentes, tres países, catorce kilómetros, la confluencia entre el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. Por otro lado y de forma paralela, la película sigue también los pasos de Jesús (Luis Tosar), Sergio (Eduard Fernández) y Eva (Bárbara Lennie), agentes de policía de la comisaría de Algeciras a las órdenes de Vicente (Sergi López), que llevan años tratando de demostrar que la ruta del hachís es ahora uno de los principales coladeros de la cocaína en Europa. Para ellos el asunto no tiene nada de divertido. Su objetivo es El Inglés (Ian McShane), el hombre que mueve los hilos desde Gibraltar, su inexpugnable base de operaciones. El destino hará que los caminos de estos personajes a ambos lados de la ley terminen por cruzarse en un punto de no retorno en el que descubrirán que el enfrentamiento de sus respectivos mundos es mucho más complejo, ambiguo y peligroso de lo que jamás hubieran pensado.

    Comentario

    Un trepidante thriller fronterizo, con la acción en la zona del Estrecho de Gibraltar entre Algeciras, Gibraltar y Tánger, a cargo de Daniel Monzón (“Celda 211”), una película abierta y muy luminosa, con espectaculares escenas en el mar, inspirada lejanamente en hechos reales, que habla del narcotráfico entre el Norte de África y el Sur de España. El poder visual de la película está dictado también por sus paisajes y sus insólitos contrastes: el sur de España, lleno de barrios deprimidos cuyas gentes adoptan el trapicheo con la misma cotidianeidad con la que disfrutan del sol, la brisa del mar y el pescado; la Andalucía de las urbanizaciones exclusivas, infestada de campos de golf, puertos deportivos, hoteles de alto standing y residencias de lujo; y al otro lado del océano, el bullicioso y sensorial norte de África, donde el avance del sueño (o pesadilla) occidental contrasta con los atavismos más profundos del Magreb. Como omnipresente leit motiv unificador de todos estos horizontes, el mar, su atracción, el misterioso magnetismo de las aguas del Estrecho, el choque turbulento del Mediterráneo contra el Atlántico.