EL NADADOR (1968)

    261
    Titulo original: The Swimmer
    Año: 1968
    Fecha de estreno en España: 17-01-1969
    País: EE.UU.
    Duración: 95 min.
    Dirección: Frank Perry
    Guión: Eleanor Perry, según un argumento de John Cheever.
    Música:

    Marvin Hamlisch.


    Intérpretes

    Burt Lancaster, Janet Landgard, Janice Rule, Tony Bickley, Marge Champion, Nancy Cushman, Bill Fiore, John Garfield Jr., Kim Hunter, Rose Gregorio, Charles Drake, Bernie Hamilton, House Jameson, Jimmy Joyce, Michael Kearney, Richard McMurray, Jan Miner, Diana Muldaur, Keri Oleson, Joan Rivers, Cornelia Otis Skinner, Dolph Sweet y Louise Troy.

    Sinopsis

    En una fiesta que se celebra en una piscina de los alrededores de una ciudad de Connecticut en una veraniega mañana de domingo, Ned Merrill (Burt Lancaster) decide nadar hasta su casa, pasando por las piscinas de sus amigos que le cogen de paso. Ausente desde hace largo tiempo, es bien recibido en algunas de ellas, mientras que en otras queda aturdido por el trato que recibe. La señora Hammar (Cornelia Otis Skinner) le echa de su propiedad, en casa de los Hooper, la joven Julie (Janet Landgard), que acostumbra a cuidar las hijas de Merrill, es una belleza en bikini. Admitiendo que hubo un tiempo en que se enamoró locamente de él, Julie le acompaña en parte de su recorrido. Henry (Dolph Sweet) y Grace Biswangers (Louise Troy) llaman a Ned un allanador de morada y lo expulsan de la fiesta que están celebrando. Chester Hallorans (House Jameson), que practica el nudismo, respira tranquilo cuando no le pide dinero. Shirley Abbott (Janice Rule), su antigua novia, lo echa violentamente cuando él intenta revivir el pasado. En la piscina común, unos comerciantes de la ciudad le recuerdan que les debe dinero y, lo que es peor, le dicen que sus propias hijas se ríen de él a sus espaldas. Se ha hecho de noche y cuando Ned llega finalmente a su casa, después de ocho millas, la puerta está oxidada, la casa oscura y la puerta cerrada.

    Comentario

    Burt Lancaster retomó su actividad de saltinbanqui en uno de los proyectos más personales y también arriesgados, donde encarna a un hombre que atraviesa nado las piscinas de todas las fincas de sus adinerados amigos, recibiendo de ellos un trato desigual. Erigida a modo de fábula en torno a la filosofía del éxito personal, tan querida para la mentalidad americana, es una película cuya dirección firma Frank Perry ("Duelo a muerte en O.K. corral", "Monseñor"), aunque fue Sydney Pollack, que no figura en los créditos, quién contribuyó decisivamente a la filmación de la película.