EL MUNDO ES GRANDE Y LA FELICIDAD SE ESCONDE EN CUALQUIER ESQUINA

    14
    Titulo original: Svetat e golyam i spasenie debne otvsyakade / The World is big and salvation lurks around the corner
    Año: 2008
    País: Bulgaria – Eslovenia – Hungría - Alemania
    Duración: 105 min
    Dirección: Stephan Komandarev
    Guión: Dusan Milic, Yurii Dachev y Stephan Komandarev, basado en una novela de Ilija Trojanow
    Música: Stefan Valdobrev

    Intérpretes

    Miki Manojlovic, Carlo Ljubek, Hristo Mutafchiev, Ana Papadopulu, Lyudmila Cheshmedzhieva, Nikolai Urumov, Vasil Vasilev-Zueka, Dorka Gryllus, Heinz Josef Braun, Stefan Valdobrev, Rok Cvetkov, Dobrin dosel, Alexander Doynov, Branislav Fistric, Georgi Kadurin, Blagovest Mutafchiev, Forgó Anna Napsugár, Pavel Popandov, Ivan Stoychev y Meray Ülgen.

    Sinopsis

    Bulgaria 1980. Las nubes se ciernen sobre la infancia idílica de Alex (Blagovest Mutafchiev) en una pequeña ciudad de provincia: la milicia comunista quiere que su padre espíe a su abuelo Bai Dan (Miki Manojlovic), el rey local de backgammon. Alex con sus padres deciden emigrar a occidente. Veinticinco años después Alex (Carlo Ljubek) despierta en un hospital alemán tras sufrir un grave accidente de automóvil en el que pierde la memoria. En un intento por curar su amnesia, su abuelo Bai Dan viaja a Alemania y juntos emprenden un viaje de retorno a Bulgaria, un viaje espiritual hacia su pasado. Mientras viajan por el tiempo y por el espacio, cruzando media Europa a bordo de un tándem, juegan al backgammon, el juego más sencillo y sin embargo el más complejo de todos. El viaje y el juego consiguen que Alex recupere poco a poco su memoria y con ella, la voluntad de vivir de nuevo.

    Comentario

    Imposible desligar este exuberante melodrama del búlgaro Stephan Komandarev con la filmografía de Danis Tanovic, Eran Riklis, Emir Kusturica…, es, la de todos ellos, una manera tan peculiar de enfocar la vida que conjuntamente merecen la etiqueta de “los pletóricos de Centroeuropa”. El drama no es desde luego su razón de ser, pero sí una inmejorable excusa para plantarle cara al destino y darle la vuelta, siempre a partir de una doble ración de inconformismo, ingenio y supervivencia. “El mundo es grande y la felicidad…” que llega con cierto retraso a España (es de 2008), cumple al pie de la letra todas esas premisas tan vitalistas aunque no está del todo claro si la tardanza en el estreno le beneficia o más bien le perjudica… en cualquier caso: estamos ante una road-movie dirigida con inteligencia y gran ritmo, que va convirtiéndose en una especie de excursión sugestiva y aleccionadora en la que, también, en los peores momentos, tiende a repetir esquema en diversas secuencias. Pero hay otros muchos tantos a su favor. El primero, ligar el backgammon, un juego de azar, con los toques de la vida; luego, una banda sonora oportuna y espléndida que incluye al inmenso clarinetista búlgaro Ivo Papasov y, puestos a personalizar, la insuperable presencia del actor Miki Manojlovic, en un trabajo francamente excepcional. Si todos estos méritos no nos hacen ver la película como algo impactante, como una creación redonda, posiblemente la culpa sea de su tardía llegada. En resumen: que a Komandarev el calendario le ha jugado aquí una mala pasada, le ha robado algo tan eficaz como es el factor sorpresa.