EL MANUSCRITO DEL PRÍNCIPE

    89
    Titulo original: Il manoscritto del principe
    Año: 2000
    País: Italia
    Duración: 92 min.
    Dirección: Roberto Andò
    Guión: Roberto Andò y Salvatore Marcarelli inspirado en la vida del Príncipe de Palermo Giuseppe Tomasi di Lampedusa.
    Música: Marco Betta.

    Intérpretes

    Michel Bouquet, Massimo de Francovich, Jeanne Moreau, Paolo Briguglia, Giorgio Lupano, Laurent Terzieff, Sabrían Colla, Giovanna Di Rauso, Lucio Allocca, Veronica Lazar, Leopoldo Trieste.

    Sinopsis

    Años 50, en Palermo. El príncipe Giuseppe Tomasi di Lampedusa (Michel Bouquet) prepara una novela, El Gatopardo. Un día encuentra a dos jóvenes, Marco Pace (Paolo Briguglia) y Guido Lanza (Giorgio Lupano), que resulta ser pariente suyo, y de repente surge entre los tres algo mágico y misterioso. Marco, de origen burgués, taciturno estudiante universitario, tiene mucho talento y aspira a convertirse en escritor. Guido, seguro de sí mismo y pleno de vitalidad, es uno de los últimos acaudalados aristócratas refinados. Giuseppe Tomasi di Lampedusa da clases de literatura a Marco, al que acoge bajo su protección. Entre ambos jóvenes, que rivalizan por conseguir la atención del Príncipe, hay latente un conflicto de clases, un choque de épocas y culturas que Lampedusa aprovechará para incluir en la novela que está escribiendo. El joven Marco confunde los consejos que Lampedusa le da como su mentor, con un interés paternal que desaparece cuando el escritor toma como heredero a Guido. Lampedusa está acompañado por su mujer Alessandra (Jeanne Moreau), una psicoanalista freudiana, autoritaria y extravagante, que estuvo junto a su marido mientras escribía en los años 50, las últimas páginas de esta obra maestra

    Comentario

    Segundo largometraje de Roberto Andò, que lleva a la pantalla una reconstrucción de la historia que originó que Giuseppe Tomasi di Lampedusa (Palermo 1896- Roma 1957) escribiera su famosa novela El Gatopardo. El autor aparece aquí como un anciano solitario, altivo y cultísimo, que heredó de sus antepasados el título de príncipe, incomprendido en su quehacer literario. Se trata de una película producida por el también director Giuseppe Tornatore (Cinema Paradiso) que se rodó en el suntuoso Palacio Mazzarino de Palermo y en Roma.